6 Comentan

Lista de refranes populares

Pregunta: 8687 Visto
Varios


¿¿pueden poner todos los refranes que conozcan????

6 Comentan



  1. cinthia ramos cabrera 08 nov 2012 Responder

    me parec muy bien estos refranes ya q ayudan a mas chicos con sus tareas

    +1 Votos Thumb up 2 Votes Thumb down 1 Votes



  2. 13 sep 2010 Responder

    cuantos años te tardardastes en aser los refran es supe chido me yamo cattttttttttttttti osea omaigad

    +2 Votos Thumb up 7 Votes Thumb down 5 Votes



  3. Refranes populares de España 27 nov 2009 Responder

    […] Buscando típicos refranes populares castellanos, de estos que siempre tienen a mano los abuelos y abuelas me he encontrado con una buena lista en proceso en la web respuestasparatodo.com […]

    -1 Votos Thumb up 6 Votes Thumb down 7 Votes



  4. Diego 27 nov 2009 Responder

    CON LA C
    Caballero en buen caballo; en ruin, ni bueno, ni malo.
    Caballo ajeno, ni come ni se cansa.
    Caballo alquilado, nunca cansado.
    Caballo andador tropezador.
    Caballo chiquillo, siempre potrillo, caballo grande aunque no ande.
    Caballo chiquito, siempre es potrito
    Caballo corredor pronto se cansa.
    Caballo cosquilloso no lo compres, aunque sea hermoso.
    Caballo de andadura poco dura.
    Caballo de buena medra, no se cansa ni se arredra.
    Caballo de muchos amos, siempre muere de gusanos.
    Caballo de regalo, tenlo por bueno aunque sea malo.
    Caballo grande, ande o no ande.
    Caballo hermoso, de potro sarnoso..
    Caballo manco no sube escalera.
    Caballo que alcanza, pasar querría.
    Caballo que ama al dueño hasta respira como el.
    Caballo que con tres años, ve a una yegua y no relincha, o no le gusta la yegua
    o tiene prieta la cincha.
    Caballo que de joven no corre, dentro lleva la carrera.
    Caballo que ha de ir a la guerra, ni le come el lobo, ni le aborta la yegua.
    Caballo que no sale del establo, siempre relincha.
    Caballo que vuela no quiere espuela.
    Caballo que vuela, no necesita espuela.
    Caballo sin espuela, barco sin remos ni vela.
    Caballo viejo no aprende trote nuevo.
    Caballo viejo no soporta montura nueva.
    Cabello crespo, calvo presto.
    Cabello luengo y corto el seso.
    Cabellos y cantar no es buen ajuar
    Cabellos y virgos, muchos hay postizos.
    Cabeza calva, peinada desde el alba.
    Cabeza casposa, poco piojosa.
    Cabeza grande, talento chico.
    Cabeza grande, y gran cabeza, son dos cosas muy diversas.
    Cabeza loca no quiere toca.
    Cabeza loca, la pierde su boca.
    Cabeza para naciente y pies para poniente.
    Cabeza sin seso, como hueca, tiene poco peso.
    Cabeza vana no cría canas.
    Cabra coja no quiere siesta, y si la tiene caro le cuesta.
    Cabra coja, mal sestea.
    Cabra de manada, no se halla encerrada.
    Cabra en un sembrado, peor que un nublado.
    Cabra loca, desgraciado al que le toca.
    Cabra manca, a otra daña.
    Cabra por viña, cual la madre tan hija.
    Cabra por viña, peor es que tiña.
    Cabra que cojea, o mal come, o mal sestea.
    Cabra que tira al monte, no hay cabrero que la guarde.
    Cabras y cabritos, a todos nos traen fritos.
    Cabrito ganso y lechón, de la mano al asador.
    Cacarear y no poner huevo no es nada bueno.
    Cacarear y no poner huevos, cada día lo vemos.
    Cacarear y no poner, si malo en la gallina, peor en la mujer.
    Cacera y pesquera, a la vejez piojera.
    Cachetón en cara ajena, cara cuesta la docena.
    Cada abeja viva en su colmena y no se meta en la ajena.
    Cada agujetero alaba sus agujetas.
    Cada altar tiene su cruz.
    Cada año trae su daño, y cada día su acedía.
    Cada año, calzones de paño.
    Cada balanza tiene su contrapeso.
    Cada bota huele al vino que tiene.
    Cada burro apechuga con su carga.
    Cada casa es un caso.
    Cada casa es un mundo, y cada cabeza una alcancía.
    Cada cosa a su tiempo, y los nabos en adviento.
    Cada cosa nace para su semejante.
    Cada cosa pía por su compañía.
    Cada cosa son dos cosas, cuando no son veinte cosas.
    Cada cosa tiene dos asas una que está fría y otra que abrasa.
    Cada criatura obra según su natura.
    Cada cual a lo suyo.
    Cada cual ama a su igual y siente su bien y su mal.
    Cada cual arrima su sardina a la braza.
    Cada cual conoce el trote de su caballo.
    Cada cual debe ocuparse únicamente de aquello que entienda o le competa.
    Cada cual echa sus cuentas, unas veces va errado y otras acierta.
    Cada cual en su casa y Dios en la de todos
    Cada cual en su madriguera sabe más que el que viene de fuera.
    Cada cual habla de la feria según le va en ella.
    Cada cual hable, de aquello que sabe, y en lo demás se calle.
    Cada cual huele al vino que tiene.
    Cada cual mire por su cuchar.
    Cada cual quiere las cosas a la medida de sus narices.
    Cada cual sabe de la pata que cojea.
    Cada cual sabe donde le aprieta el zapato.
    Cada cual se cuelgue lo que mate.
    Cada cual se reparte con la cuchara grande.
    Cada cual siente el frío como anda vestido.
    Cada cual siente sus duelos y pocos los ajenos.
    Cada cual siente sus males y Dios siente los de todos.
    Cada cual ve con sus anteojos, y no con los de otro.
    Cada cuba huele al vino que lleva.
    Cada deuda, por pequeña que sea, es el anillo de un grillete.
    Cada día es maestro del anterior y discípulo del siguiente.
    Cada día gallina, amarga la cocina.
    Cada día gallina, amarga la cocina.
    Cada día pan blanco hace apetitoso el bazo.
    Cada día que amanece, el número de tontos crece.
    Cada día sale el sol, se vea o no.
    Cada día un grano pon, y harás un montón.
    Cada día, su pesar y su alegría.
    Cada día, trae y lleva penas y alegrías.
    Cada doblón acumulado ha sido diez veces rapiñado.
    Cada dueño tiene su sueño.
    Cada gallina a su gallinero.
    Cada gallo canta en su gallinero, y el que es bueno, en el suyo y en el ajeno.
    Cada gorrión tiene su corazón.
    Cada grumo tiene su humo.
    Cada hombre cuerdo lleva un loco dentro.
    Cada loco con su tema y cada llaga con su postema.
    Cada loco con su tema y cada lobo por su senda.
    Cada loco con su tema.
    Cada loco con su tema.
    Cada maestrillo tiene su librillo
    Cada mal en su corral.
    Cada medalla tiene dos caras.
    Cada mochuelo a su olivo y cada puta a su rincón.
    Cada mochuelo a su olivo.
    Cada moneda tiene dos caras
    Cada mozo lancee su toro.
    Cada necio quiere dar su consejo.
    Cada ollero alaba su puchero.
    Cada oveja con su pareja.
    Cada oveja con su pareja.
    Cada pájaro lance su canto.
    Cada palito tiene su humito.
    Cada palo aguante su vela.
    Cada panadero blasona de sus panes.
    Cada pelo hace su sombra en el suelo.
    Cada perro con su hueso.
    Cada persona es dueña de su silencio y esclavo de su palabra
    Cada peso tiene su contrapeso.
    Cada puerta va bien en su quicio, y cada uno en su oficio.
    Cada puta hile y devane y el rufián que aspe.
    Cada quien es dueño de su miedo.
    Cada quien puede hacer de su culo un candelero.
    Cada raposa mira por su cola.
    Cada ratón tiene su nido y cada mujer su abrigo.
    Cada santo tiene su candela.
    Cada sendero tiene su atolladero.
    Cada siete años se muda la condición, la costumbre y complexión.
    Cada tierra bien su fruto lleva; mas no el que tu quieras.
    Cada tonto tiene su manía.
    Cada uno arrima el ascua a su sardina.
    Cada uno canta como le pagan.
    Cada uno canta como quiere.
    Cada uno con su humo.
    Cada uno cuelga lo que mata.
    Cada uno cuenta de la feria como le va en ella
    Cada uno decía del amor que tenía.
    Cada uno dice quién es.
    Cada uno donde es nacido, y bien se está el pájaro en su nido.
    Cada uno en su casa es rey.
    Cada uno en su casa y Dios en la de todos.
    Cada uno en su casa, al rey hace cabrón.
    Cada uno es maestro en su oficio.
    Cada uno es para si y Dios es para todos.
    Cada uno estornuda como Dios le ayuda.
    Cada uno extienda la pata hasta donde llegue la sábana.
    Cada uno habla como quien es.
    Cada uno habla según como le fue en la feria.
    Cada uno hace llegar a la brasa la sardina que ha de asar.
    Cada uno lleva la lengua al lado donde le duele la muela.
    Cada uno quiere llevar el agua a su molino y dejar en seco el de su vecino.
    Cada uno reniega de su oficio, pero no de su vicio.
    Cada uno sabe donde le aprieta el zapato
    Cada uno se apaña según tiene maña.
    Cada uno se rasca donde le pica.
    Cada uno tiene su cada una, y cuando no, la busca.
    Cada uno tiene su modo de matar pulgas
    Cada uno tiene sus gustos; por eso hay ferias.
    Cada uno trate de su oficio y deje el del vecino.
    Cada uno va a su avío, y yo voy al mío.
    Caer para levantarse, no es caer.
    Caerle a uno la breva en la boca, no es suerte poca.
    Caerle como pedrada en ojo tuerto.
    Café cocido, café perdido.
    Caga el Cura, caga el Papa y de cagar, nadie se escapa.
    Caga más un buey que cien golondrinas.
    Cague la espina quien se comió la sardina.
    Caja abierta y culo a besar, a nadie se le puede negar.
    Caja que tuvo alcanfor, quédale el olor.
    Caldo de gallina y precaución no hicieron jamás daño a hombre ni varón.
    Caldo de gallina y precaución, nunca dañaron ni ha hembra ni a varón.
    Calentar el horno para que cueza otro, es de hombre bobo.
    Calenturas de mayo, salud para todo el año.
    Calenturas otoñales, o muy largas o mortales.
    Cali es Cali y lo demás es loma
    Caliente la comida y fría la bebida. Porque para ser sanas deben ser así.
    Calla, haz, y con la tuya te saldrás.
    Callado mata conejo.
    Callando el necio, se hace discreto.
    Callaos todos, y cogeremos la madre y los pollos.
    Callar como puta tuerta.
    Callar y callemos que todos de barro semos.
    Callar y coger piedras es doble prudencia.
    Calle el que dio y hable el que recibió.
    Calle mojada, caja cerrada.
    Callemos, que el sordo escucha.
    Calles mojadas, cajón seco.
    Calles y callejas tienen orejas.
    Callos y caracoles, no es comida de señores.
    Calma piojo que el peine llega.
    Calores, dolores y amores, matan a los hombres.
    Calva buena, luna llena.
    Calvo, y no de tiña, tuerto, y no de nube, mala costumbre.
    Cama de novio, dura y sin hoyo.
    Cama de novios no la tienen todos.
    Camarón que se duerme amanece en el mercado.
    Camarón que se duerme se lo lleva la corriente
    Cambiarás de mesón, pero no de ladrón.
    Camina más una Hormiga que un Buey Echado.
    Caminar sobre seguro.
    Caminito comenzado, es medio andado.
    Camino de Roma, ni mula coja ni bolsa floja.
    Camino malo se anda ligero.
    Camino malo, pásalo pronto
    Camino robado, al otro día, sin gente.
    Camisa de culebra con vino, el mejor medicamento para el bovino.
    Camisa que mucho se lava y cuerpo que mucho se cura, poco dura.
    Campana de latón tiene mal son.
    Campo abandonado, fuego proclamado.
    Campo bien regado, campo preñado.
    Campo florido, campo perdido.
    Can de buena raza, si hoy no, mañana caza.
    Can de buena raza, si no caza hoy, mañana caza
    Can que mucho ladra, ruin es para casa.
    Canario triste, no come alpiste.
    Canas y armas vencen las batallas.
    Canas y dientes son accidentes; arrastrar los pies, eso sí es vejez
    Candil que no tiene mecha, no aprovecha.
    Cangilón de noria, el que lleno viene, vacío torna.
    Canta el grillo, canta la rana, lo que no se haga hoy, se hará Mañana.
    Canta la rana, y ni tiene pluma, ni pelo, ni lana.
    Cantan la nana a los cigoñinos las campanas.
    Cantar bien es de pocos, y cantar mal, de locos.
    Cántaro roto para tiesto vale.
    Cántaro roto, no sufre más remiendo que comprar otro.
    Cántaro vacío, con sólo aire hace ruido.
    Canten calandrias o les apachurro el nido
    Cantó el pajarillo y descubrió su nidillo.
    Capa de pecadores es la noche, señores.
    Capón de ocho meses, para mesa de reyes.
    Cara a cara vergüenza se cata.
    Cara de beato y uñas de gato.
    Cara de enferma y culo de sana.
    Cara de melocotón, de niño y no de hombrón.
    Cara sin dientes hace a los muertos vivientes
    Caracoles de abril para mí; los de mayo para mi hermano, y los de junio para
    ninguno.
    Carga que con gusto se lleva, no pesa.
    Carga que place, bien se trae.
    Cargos son cargas, a veces muy pesadas.
    Cargos son cargas.
    Caridad con trompeta, no vale una puñeta.
    Caridad contra caridad no es caridad.
    Caridad y amor no quieren tambor.
    Carne a carne amor se hace.
    Carne en calceta, para quien la meta.
    Carne sin vino no vale un comino; sin carne, algo vale.
    Carnero, comer de caballero.
    Carnero, hijo de oveja, no yerra quien a los suyos semeja.
    Caro compró el que rogó.
    Carrera de caballo y parada de borrico.
    Carrera que no da el caballo, en el cuerpo la tiene
    Carro que se rompa en llano, de atrás le viene el daño.
    Carta cortés, cada dos renglones, mentiras tres.
    Carta echada, no puede ser retirada.
    Cartas que deprisa se escribieron, mil disgustos dieron.
    Casa a tu hijo con tu igual, y no dirán de ti mal.
    Casa ajena y caballo que no come hierba, déjale que se pierda .
    Casa compuesta, caja en la puerta.
    Casa con azotea, ladrón la asalta.
    Casa con dos puertas, mala de guardar.
    Casa convidada, pobre y denostada.
    Casa de capellán, la peor del lugar.
    Casa de concejo, pajar de viejo.
    Casa de Dios, casa de tos.
    Casa de esquina, ni la compres ni la vivas.
    Casa de esquina, para mi vecina.
    Casa de mantener, castillo de defender.
    Casa de muchos, casa de sucios.
    Casa de padre, viña de abuelo y olivar de bisabuelo.
    Casa de pan tierno, casa sin gobierno.
    Casa de piedra, firme y duradera; casa de tierra, casa de mierda.
    Casa de tierra, caballo de hierba y amigo de palabra, no valen nada.
    Casa donde hay ruda, el ángel la saluda.
    Casa donde manda la mujer, no vale un alfiler. Pero las hay por doquier.
    Casa empeñada, pobre y desamparada.
    Casa en esquina, o muerte o ruina.
    Casa en que no hay un viejo, no vale un arvejo.
    Casa en que una lágrima abre gotera, se pudre toda entera.
    Casa hecha y viña puesta, ninguno sabe lo que cuesta.
    Casa junto al río y ruin en cargo no dura tiempo largo.
    Casa labrada y viña heredada.
    Casa mal avenida, pronto está destruida.
    Casa mía, casa mía, por pequeña que tu seas me parece una abadía.
    Casa no hará, quien hijos no ha.
    Casa nueva, no habites en ella.
    Casa oscura, candela cuesta.
    Casa que a viejo no sabe, poco vale.
    Casa que al amanecer no está abierta, es colmena muerta.
    Casa que cierra sus portones casa que se llena de ratones.
    Casa revuelta, huéspedes espera.
    Casa sin gobierno, disgusto eterno.
    Casa sin moradores, nido de ratones.
    Casa sin mujer y barca sin timón, lo mismo son.
    Casa sin sol, no hay casa peor.
    Casa, viña y potro, hágalo otro.
    Casada te veo; otro mal no te deseo.
    Casadita y con hijos te quisiera ver, que doncella y hermosa cualquiera lo es.
    Casado por amores, casado con dolores.
    Casamiento malo, presto es concertado.
    Casamiento por amores, no darán fruto esas flores.
    Casamiento santo sin capa él y ella sin manto.
    Casamiento sin engaños uno cada diez años.
    Casamiento y mortaja, del cielo bajan.
    Casamiento y señorío, ni quieren fuerza ni quieren brío.
    Casamiento, en igualdad, hasta en la edad.
    Casamientos de parientes tienen mil inconvenientes.
    Casar, casar empieza bien y termina mal.
    Casar, casar: bueno es de mentar y malo de llevar.
    Casarás y amansarás.
    Castañas, nueces y vino, son la alegría de San Martín – de Noviembre.
    Castigo de uno, escarmiento de muchos.
    Castillo apercibido no es sorprendido.
    Cayendo el muerto y soltando el llanto.
    Cazador absoluto, buenas piernas y pocos cartuchos.
    Cebada granada a ocho días segada.
    Cebo haya en el palomar que las palomas no faltaran
    Cena sin vino, ni olla sin sal, no es manjar.
    Ceño y enseño de mal hijo hace bueno.
    Cerca le anda, el humo tras la llama.
    Cerco en la luna, agua en la laguna.
    Cerrar el arca ya hecho el robo, es precaución de bobo.
    Chanzas y danzas no llenan la panza; tajada buena sí la llena.
    Chapucea el chapucero, mala obra por buen dinero.
    Chapucero es el barbero que deja rasposo el cuero.
    Chaqueteros y ramplones, en cada pueblo, montones.
    Charlando y andando, sin sentir se va caminando.
    Charlar y no hacer, cacarear y no poner.
    Chica aldea, ni pan duro ni mujer fea.
    Chica centella gran fuego engendra.
    Chica es del diablo la capa, y cuando tapa por un lado, por el otro destapa.
    Chicharra que canta, calor adelanta.
    Chichas y chicharrones, en la matanza a montones.
    Chico bache y grande caída.
    Chico catorceño, come como grande y trabaja como pequeño.
    Chico de plaza, chico de mala raza.
    Chico llorón, boca abajo y bofetón.
    Chimenea acabada, a los tres días ahumada.
    Chimenea nueva blanca unos días, y al cabo negra.
    Chimenea que tira poco, el humo a los ojos.
    Chiquito, hasta el asno es bonito.
    Chispa pequeña enciende un gran monte de leña.
    Chocolate frío, échalo al río.
    Chocolate y agua fría, cagalera a mediodía.
    Chupar y figurar es fácil de llevar.
    Cielo de junio, limpio como ninguno.
    Cielo empedrado, suelo mojado.
    Cien amigos son pocos; un enemigo es mucho.
    Cien gallinas en un corral cada una dice un cantar.
    Cien ratones a un gato le dan un mal rato.
    Cien refranes, cien verdades.
    Ciento que hice, a todos satisfice, pero una que erré, y todas las cagué.
    Cierra tu puerta y alaba a tus vecinos.
    Cierre tras sí la puerta quien no la halló abierta.
    Cinco dedos en una mano, a las veces hacen provecho y a las veces hacen daño.
    Cinco no son montón, pero siete ya lo son.
    Cinco puercos son manada.
    Cinta, mujer y cama, fácilmente se hallan.
    Claridad, y no en el caldo.
    Clavija del mismo madero no la quiero.
    Clérigo de noche, villano en gavilla y gitano en cortés, lejos los tres.
    Clérigo viajero, ni mísero ni mísero.
    Clérigos, frailes y pardales, son malas aves.
    Cobra buena fama y échate en la cama.
    Cobre gana cobre, que no huesos de hombre.
    Coces de yegua, amor es para el rocín.
    Cochinillo de febrero, con su padre al humero.
    Cochino fiado, gruñe todo el año.
    Cochino matado, invierno solucionado.
    Cocido o crudo, en el fuego estuvo.
    Codicia mala a Dios no engaña.
    Coge las flores del buen tiempo; que pronto llegara tu invierno.
    Coja es la pena; mas, aunque tarda, llega.
    Coja o tuerta, la que está junto a tu puerta.
    Cojera de perro y lágrimas de mujer, no son de creer.
    Cojo con miedo corre ligero.
    Cojo, y no de espina, no hay ruindad que no imagina.
    Coloca a tu burro junto a otros burros y aprenderá a rebuznar.
    Comamos y triunfemos, que esto nos ganaremos.
    Come el gato lo que no se halla a buen recaudo.
    Come Juan Gómez, que de lo tuyo comes.
    Come muchas uvas, y te ahorrarás la purga.
    Come para vivir y bebe para comer.
    Come, duerme y engorda, y si te llamaren, hazte la sorda.
    Comer bien y cagar fuerte y no tener miedo a la muerte.
    Comer con fuerza, mascar con ganas y lo que no se hiciere hoy se hará mañana.
    Comer en bodegón y joder en putería.
    Comer hasta enfermar y ayunar hasta sanar.
    Comer poco y beber menos, a lujuria ponen freno.
    Comer sin trabajar, no se debe tolerar.
    Comer y beber echa la casa a perder; dormir y holgar no la puede ganar.
    Comida fría y bebida caliente, nunca hicieron buen diente.
    Comida hecha, compañía deshecha.
    Comida que mucho hierve, sabor pierde.
    Comida sin siesta, campana sin badajo.
    Comida, cama y capote, que sustente y abrigue al niño y no le sobre comido.
    Comiendo pan y morcilla, nadie tiene pesadilla.
    Como al hierro la herrumbre, la envidia al hombre consume.
    Como caldo de zorra, que esta frío y quema.
    Como canta el abad, así responde el sacristán.
    Como Constanza, el culo hacia fuera y los pechos en danza.
    Como el burro del aguador, cargado de agua y muerto de sed.
    Como el burro, tocaste la flauta por casualidad.
    Como el culebrón de majano, que tira la piedra y esconde la mano.
    Como el espigar es el allegar.
    Como el gazapo, que huyendo del perro dio en el lazo.
    Como el maestro ciruela, que no sabe leer y pone escuela.
    Como el perro de muchas bodas, que en ninguna come por comer en todas.
    Como el ungüento blanco, que para todo sirve y para nada aprovecha.
    Como es el mesón, así los huéspedes son.
    Como la espada, así la vaina.
    Como la fortuna es ciega y loca, dalo al primero que topa.
    Como la manzana, por dentro podrida, por fuera sana.
    Como la mosca es Arteaga; donde se para “la caga”.
    Como la moza del abad, que no cuece y tiene pan.
    Como la noche al día, sigue el pesar a la alegría.
    Como las monjas de mi lugar: ni papel romper ni cuerda tirar.
    Como me crecieron los favores, me crecieron los dolores.
    Como me tratan de gato salvaje, me pongo a robar gallinas.
    Como mi hermano, que entró de mozo y salió de amo.
    Como mi padre es rico, no quiero cerrar el pico.
    Como no son tuyos los zapatos, tiras por el barro.
    Como no soy ningún río Tajo, lo mismo corro para arriba que para abajo.
    Como no soy río, atrás me vuelvo.
    Cómo que se murió!, si me debía.
    Como quiera que te pongas siempre tienes que llorar.
    Como se va lo bueno, se va lo malo.
    Como se vive, se muere.
    Como soy del campo, aquí me lo zampo.
    Como soy gallego, ni pago ni niego.
    Cómo subo, subo de pregonero a verdugo!.
    Como suena a copla, tu me la soplas.
    Como te cuidas, duras.
    Como te presentes, así te mirara la gente.
    Como tordo viejo en campanario, que de campanadas no hace caso.
    Compañía de dos, mi perro y yo.
    Compañía de los dos fue la del edén y no salió nada bien.
    Cómplice y asesino van por igual camino.
    Componte para el marido y no para el amigo.
    Compra a quien heredó y nunca a quien lo sudó.
    Compra de quien heredó, que barato te lo dará, pues regalado lo recibió.
    Compra en plaza y vende en casa.
    Compra lo que no has menester y venderás lo que necesites.
    Compra lo que no te hace falta y no tendrás lo que te haga falta.
    Comprar a alforjas y vender a onzas.
    Comprar de ahorcado y vender a desposado.
    Comprar y vender excelente camino para enriquecer, que trabajando, sólo has de
    padecer.
    Compuesta, no hay mujer fea.
    Común conviene que sea quien comunidad desea.
    Con aceite de bellotas, sale pelo hasta en las botas.
    Con afán ganarás pan.
    Con agua de malvavisco, se cura hasta el obispo.
    Con amigos así no hacen falta enemigos.
    Con arte y con engaño se vive la mitad del año y con engaño arte se vive la otra
    parte.
    Con ayuda del vecino mató mi padre el cochino.
    Con azúcar y miel, cagajones saben bien.
    Con beatas y beatos, mucha vista y poco trato.
    Con bolsillo ajeno, todo el mundo es limosnero.
    Con bondad se adquiere autoridad.
    Con buen queso y mejor vino, más corto se hace el camino.
    Con buen vecino, casarás tu hija y venderás tu vino.
    Con buena escoba, bien se barre.
    Con carne nueva, vino viejo y pan candeal, no se vive mal.
    Con chatos, poco o ningún trato.
    Con copete y sin copete, señora vos sois hermosa, mas el copete es gran cosa.
    Con dificultad se guarda lo que a muchos agrada.
    Con dinero en bolsillo, buen jamón y cochinillo.
    Con dinero, aunque borrico, ¡que buena persona el chico!.
    Con Dios voy y mis obras dirán quien soy.
    Con dote de mujer pocos llegaron a enriquecer, y muchos a envilecer.
    Con el cabello y con el mal marido, cuanto se hace por ellos es perdido.
    Con el callar vencerás.
    Con el cascarón en el culo, y ya tiene orgullo.
    Con el castigo, el bueno se hace mejor y el malo se hace peor.
    Con el diablo se aconseja quien mete aguja para sacar reja.
    Con el engañador, se tú mentidor.
    Con el favor no te conocerás, sin él no te conocerán.
    Con el ingrato no tengas trato.
    Con el metro que midas, te medirán.
    Con el ojo bien abierto, difícil es el desacierto.
    Con el rey me eché, mas puta me quedé.
    Con el tiempo todo se sabe, y con el tiempo todo se olvida y se deshace.
    Con el tiempo y la paciencia, se adquiere la ciencia.
    Con el viento se limpia el trigo, y los vicios con castigo.
    Con esfuerzo y esperanza todo se alcanza.
    Con fruto trabaja quien al principio el mal ataja.
    Con gente de mala casta ni amistad ni confianza.
    Con gente de montaña no basta maña.
    Con hombre egoísta, ni de trato ni de vista.
    Con la alforja vacía, mal se inicia el día.
    Con la boca es un mamey.
    Con la cuchara que escojas, con aquella comerás.
    Con la misma vara que midas serás medido.
    Con la mujer y con la mar hay que saber navegar.
    Con la mujer y el pescado, mucho cuidado.
    Con la vara que midas, te medirán.
    Con las glorias se olvidan las memorias.
    Con las viñas te has casado, y después se te han helado.
    Con lo que Juan mejora, Pedro empeora.
    Con lo que sana el hígado, enferma la bolsa.
    Con los años, perdió la rucia los saltos.
    Con mala persona el remedio es mucha tierra en medio.
    Con malas comidas y pésimas cenas, pierdes las carnes y se te notan las venas.
    Con maleantes y gatos, pocos tratos.
    Con maña, caza a la mosca la araña.
    Con mucho porfiar, se pierde la verdad.
    Con nieve en enero, no hay año fulero.
    Con otra idea llegaron a la aldea.
    Con paciencia y voluntad se logra todo… y algo más.
    Con palabras y mas palabras no se llena la media fanega.
    Con pan y vino se anda el camino.
    Con pan, hasta las sopas.
    Con pañuelo de seda vas a la arada: señal de tener mucho o no tener nada.
    Con pasteles de esperanza, nunca se llena la panza.
    Con peso y medida, bien se sobrelleva la vida.
    Con poco viento cae en el suelo torre sin cimiento.
    Con pretexto de amistad, muchos hacen falsedad.
    Con promesas no se cubre la mesa.
    Con putas y bretones pocas razones.
    Con putas y frailes ni camines ni andes.
    Con quien es cara de dos haces, ni guerras ni paces.
    Con quien se va no se cuenta, tan siquiera se le mienta.
    Con quien te vi, te comparé.
    Con quien tengas trato, no tengas contrato.
    Con rabia el perro, muerde a su dueño.
    Con rastra y soltera, tenla por ramera.
    Con remiendo del mismo paño echaras atrás el año.
    Con sólo honra no se pone olla.
    Con su maña caza a la mosca la araña.
    Con tijeras propias y tela ajena, ¡qué bien se corta!.
    Con todos corro y con ninguno me paro.
    Con tontos, ni a coger hongos.
    Con tripas vacías, no hay alegrías.
    Con un bocado de trigo y otro del prado, saca mi maridito gordo el ganado.
    Con un carro y un borrico se hace un hombre rico.
    Con un huerto y un malvar, hay medicinas para un lugar.
    Con un mucho y dos poquitos se hacen los hombres ricos.
    Con un pozo y un malvar, boticario de un lugar.
    Con una buena media y un buen zapato, hace la madrileña pecar a un santo.
    Con una misa y un marrano hay para todo el año.
    Con vil dinero, tendrás vela y candelero; sin dinero vil, ni candil.
    Con vino añejo y pan tierno se pasa el invierno.
    Con zapato muy justo, nadie anda a gusto.
    Condición es de mujer despreciar lo que le dieres y morir por lo que le niegues.
    Conejo que bien corre, no lo asan.
    Conejo, perdiz o pato, venga al plato.
    Conejos y liebres vendo, porque los prendo.
    Confesar a monjas, espulgar a perros y predicar a niños, tiempo perdido.
    Confesión con vergüenza, cerca está de la inocencia.
    Confesión hecha, penitencia espera.
    Confesor que visitas hijas, desde aquí te marco por padre de familias.
    Confianza, en Dios y en que sea gruesa la tabla.
    Confiesa el delito el que huye del juicio.
    Confiesa y restituye, que la vida se te huye.
    Conforme es el árbol así es el fruto.
    Conforme es el carnaval, es el cuaresmal.
    Conforme ven el traje, tratan al paje.
    Conócete a ti mismo.
    Conocido el daño, el huirlo es sano.
    Conseguir una mujer bella es fácil, lo difícil es conservarla
    Consejo de padre guárdelo el hijo con siete llaves.
    Consejo de quien bien te quiere, escríbelo aunque no lo apruebes.
    Consejo es de sabios, perdonar injurias y olvidar agravios.
    Consejo femenil, o muy bueno, o muy vil.
    Consejos vendo, y para mi no tengo.
    Contestación sin pregunta, algo barrunta.
    Contigo duerme y contigo come quien te los pone.
    Contigo, pan y cebolla.
    Contra el flato, bicarbonato.
    Contra el vicio de pedir, la virtud de no dar.
    Contra fortuna, no vale arte alguna.
    Contra la gota, ni gota.
    Contra peón hecho dama, no para pieza en tabla.
    Contra un padre no hay razón.
    Copas son triunfos.
    Corazón cobarde no conquista damas ni ciudades.
    Corre la vaquilla mientras dura la soguilla.
    Corta despacio, que hay poco paño.
    Corte, puta y puerto, hacen al hombre experto.
    Cortesía de boca, gana mucho a poca costa.
    Cortesía y bien hablar, cien puertas nos abrirán.
    Cosa cumplida, sólo en la otra vida.
    Cosa fea, ni se haga ni se aprenda.
    Cosa hallada no es hurtada.
    Cosa hecha aprisa, cosa de risa.
    Cosa hecha deprisa, cosa de risa.
    Cosa mala, nunca muere.
    Cosa prometida es medio debida, y debida enteramente si quien promete miente.
    Cosa que mal no puede hacer, no puede hacer bien.
    Cosa rara, cosa cara.
    Cosechas de ajos y melones, cosechas de ilusiones.
    Coser y cantar, todo es empezar.
    Coser y hacer albardas, todo es dar puntadas.
    Costal vacío mal se tiene y costal lleno mal se dobla.
    Costumbres de mal maestro, sacan hijo siniestro.
    Costumbres hacen leyes, que no los reyes.
    Costumbres y dineros hacen hijos caballeros.
    Costurera mala, la hebra de a vara.
    Crece el huevo bien batido, como la mujer con el buen marido.
    Cree el fraile que todos son de su aire.
    Cree el ladrón que todos son de su condición.
    Cree lo que vieres y no lo que oyeres.
    Creed lo que vieres y no lo que oyeres.
    Creer a pie juntillas.
    Cría buena fama y échate a reír, Cría mala y échate a huir.
    Cría cuervos y te sacarán los ojos.
    Cría fama y échate a dormir.
    Criada trabajadora hace perezosa a la señora.
    Criado murmurador, es cuchillo del señor.
    Criado y caballo, un año.
    Criticar es más fácil que imitar.
    Cuado escribas alguna carta, léela despacio antes de enviarla.
    Cual es el hombre, tal su fortuna y nombre.
    Cual es el padre, así los hijos salen.
    Cualquier hombre, hasta el más serio, antes cornudo que en el Cementerio.
    Cuando abril se marcha lloviendo, mayo viene riendo.
    Cuando al burro le ponen don, ya no le pega albarda.
    Cuando al palomo veas en el agua, coge las botas y el paraguas.
    Cuando al soldado le hablan de usted, o lo han jodido o lo quieren joder.
    Cuando canta el cuco, una hora llueve y otra hace enjuto.
    Cuando comía todo, mi mujer lo escondía; y ahora que no puedo comer, todo me lo
    deja ver.
    Cuando comieres pan caliente, no bebas de la fuente.
    Cuando como, no conozco; cuando acabo de comer, empiezo a conocer.
    Cuando de visita te pierdo, si te vi ya no me acuerdo.
    Cuando de vista te pierdo si te vi ya no me acuerdo.
    Cuándo del pie, cuándo de la oreja, a mi marido nunca le falta queja.
    Cuando Dios amanece, para todos lo hace.
    Cuando Dios borra, escribir quiere.
    Cuando Dios da la harina, el diablo se lleva la quilma.
    Cuando Dios dio púas al erizo, bien supo lo que hizo.
    Cuando Dios quiere, con todos los vientos llueve.
    Cuando el abad lame el cuchillo, malo para el monaguillo.
    Cuando el año viene de leche, hasta los machos echan un chorro.
    Cuando el búho canta, o llueve o escampa.
    Cuando el corsario promete misas y cera, con mal anda la galera.
    Cuando el diablo no tiene que hacer, coge la escoba y se pone a barrer.
    Cuando el diablo no tiene que hacer, con el rabo espanta moscas.
    Cuando el dinero habla, todos callan.
    Cuando el doliente va a las boticas, una persona pobre y dos ricas.
    Cuando el español canta, o está enfadado o poco le falta.
    Cuando el gallo canta y después bebe, pronto truena o llueve.
    Cuando el gato está ausente, los ratones se divierten.
    Cuando el gato no está, los ratones hacen fiesta.
    Cuando el gavilán vuela alto, es porque busca gallinas
    Cuando el grajo vuela bajo hace un frío del carajo.
    Cuando el grillo canta, no hace falta la manta.
    Cuando el guardián juega a los naipes, ¿Qué harán los frailes ?
    Cuando el invierno es lluvioso, el verano es abundoso.
    Cuando el invierno primaverea, la primavera invernea.
    Cuando el jefe manda bien, huelgan las preguntas.
    Cuando el malo es remalo, de nada sirve el palo.
    Cuando el necio es acordado, el mercado ya ha pasado.
    Cuando el niño dienta, la muerte tienta.
    Cuando el pájaro la pica, es cuando la fruta está rica.
    Cuando el pelo enrasa y el raso empela, con mal anda la seda.
    Cuando el río no hace ruido, o no lleva agua o va muy crecido.
    Cuando el río suena, agua lleva.
    Cuando el sabio yerra, el necio se alegra.
    Cuando el sol se pone cubierto, o lluvia o viento.
    Cuando el sol se pone rojo es que tiene agua en el ojo.
    Cuando el tabernero vende la bota, o sabe a la pez o esta rota.
    Cuando el toro desconoce el tintineo del cencerro de su rebaño se pierde
    Cuando el ventero está en la puerta, el diablo está en la venta.
    Cuando el verano es invierno, y el invierno verano, nunca es buen año.
    Cuando el viejo no puede beber, la fosa le pueden hacer.
    Cuando el vil enriquece, no conoce hermano ni pariente.
    Cuando el villano está en el mulo, no conoce a Dios ni al mundo.
    Cuando el vino entra, echa el secreto afuera.
    Cuando en abril truena, noticia buena.
    Cuando en casa engorda la moza, y al cuerpo el bazo, y al rey la bolsa, mal anda
    la cosa.
    Cuando en diciembre veas nevar, ensancha el granero y el pajar.
    Cuando en el cielo oscuro hay ventanas, de llover no hay ganas.
    Cuando en invierno vieres tronar, vende los bueyes y échalo en pan.
    Cuando en mayo hay lodo, no se pierde todo.
    Cuando es demasiada la cera, quema la iglesia.
    Cuando escribas una carta, léela despacio antes de enviarla.
    Cuando estamos buenos, damos consejos a los enfermos.
    Cuando estuvieres con él, vientre con vientre, no le digas todo lo que sientes.
    Cuando fueres a concejo, acuerda en lo tuyo y deja lo ajeno.
    Cuando fueres a la venta, la ventera sea tu parienta.
    Cuando fueres por el camino no digas mal de tu enemigo.
    Cuando fueres yunque, sufre como yunque, cuando fueres mazo, pega.
    Cuando fui nuera, nunca tuve buena suegra, y cuando fui suegra nunca tuve nuera.

    Cuando guían los ciegos, ¡ay de los que van tras ellos!
    Cuando hables cuida de como y de quien, cuando y con quien
    Cuando hago la escobada, no entra nadie en mi morada.
    Cuando has visto que los caballos se junten con las mulas
    Cuando hay frutas en la huerta, hay amigos en la puerta.
    Cuando hay hambre, no hay pan duro.
    Cuando hay lealtad y franqueza, las cartas sobre la mesa.
    Cuando hay poco grano en el granero, mala cosa para el gallinero.
    Cuando Joven, de Ilusiones; cuando Viejo, de Recuerdos
    Cuando junio llega, prepara la hoz y limpia la era.
    Cuando la alegría a la sala llega, el pesar esta subiendo las escaleras
    Cuando la borrica quiere correr, ni el borrico la puede detener.
    Cuando la cólera sale de madre, no la retiene lengua de padre.
    Cuando la culebra canta, señal de agua.
    Cuando la fiebre declina, tiempo propicio de dar quina.
    Cuando la hija le llega a la madre a la cintura, ya no tiene hija segura.
    Cuando la lengua se sale de madre, ¡adiós padre!.
    Cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía.
    Cuando la mala ventura duerme, nadie la despierta.
    Cuando la milana pía, agua para tres días.
    Cuando la mula dice no paso y la mujer dice me caso, es más fácil que la mula
    pase a que la mujer no se case
    Cuando la mula ríe, el asno llora.
    Cuando la paja se mete en el pajar, las mocitas ya pueden trasnochar.
    Cuando la perra es brava hasta a los de casa muerde
    Cuando la piedra ha salido de la mano, pertenece al diablo.
    Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor sale por la ventana.
    Cuando la puta hila y el rufián devana y el escribano pregunta cuantos son del
    mes, mal andan los tres.
    Cuando la rana críe pelo, serán los cojos buenos.
    Cuando la suerte es cochina, cualquier perro nos orina.
    Cuando la zorra predica no están seguros los pollos.
    Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, echa las tuyas a remojar.
    Cuando las ranas críen pelos y los sapos orejas.
    Cuando llega junio, la hoz en el puño.
    Cuando llueve de cierzo, llueve de cierto.
    Cuando llueve de tramontana, llueve con gana.
    Cuando llueve en agosto, llueve miel y llueve mosto.
    Cuando llueve en San Canuto, tres meses justos.
    Cuando llueve no todos nos mojamos.
    Cuando llueve y hace sol, coge caracol.
    Cuando llueve y hace sol, sale el arco del señor.
    Cuando llueve y hace viento, cierra la puerta y estate dentro.
    Cuando los ciegos guían, ¡ay de los que van detrás!.
    Cuando los santos hablan, licencia de Dios tienen.
    Cuando marzo mayea, mayo marcea.
    Cuando marzo va a mediar, el invierno ha de acabar.
    Cuando me dan todo lo que quiero, tengo el genio de un cordero.
    Cuando me dan todo lo que quiero, tengo un genio como un cordero.
    Cuando me despierte me llamas.
    Cuando menguare la luna, no siembres cosa alguna.
    Cuando menos lo piensa el guapo, le sale la jaca jaco.
    Cuando menos piensa el galgo, salta la liebre.
    Cuando menos se piensa salta la liebre.
    Cuando mi madre esta en misa, yo bailo en camisa.
    Cuando no aprovecha la fuerza, sirva la maña y la cautela.
    Cuando no está preso lo andan buscando.
    Cuando no hay calor en el nido, lo busca fuera el marido.
    Cuando el viejo no puede beber, la fosa le pueden hacer.
    Cuando el vil enriquece, no conoce hermano ni pariente.
    Cuando el villano está en el mulo, no conoce a Dios ni al mundo.
    Cuando el vino entra, echa el secreto afuera.
    Cuando en abril truena, noticia buena.
    Cuando en casa engorda la moza, y al cuerpo el bazo, y al rey la bolsa, mal anda
    la cosa.
    Cuando en diciembre veas nevar, ensancha el granero y el pajar.
    Cuando en el cielo oscuro hay ventanas, de llover no hay ganas.
    Cuando en invierno vieres tronar, vende los bueyes y échalo en pan.
    Cuando en mayo hay lodo, no se pierde todo.
    Cuando es demasiada la cera, quema la iglesia.
    Cuando escribas una carta, léela despacio antes de enviarla.
    Cuando estamos buenos, damos consejos a los enfermos.
    Cuando estuvieres con él, vientre con vientre, no le digas todo lo que sientes.
    Cuando fueres a concejo, acuerda en lo tuyo y deja lo ajeno.
    Cuando fueres a la venta, la ventera sea tu parienta.
    Cuando fueres por el camino no digas mal de tu enemigo.
    Cuando fueres yunque, sufre como yunque, cuando fueres mazo, pega.
    Cuando fui nuera, nunca tuve buena suegra, y cuando fui suegra nunca tuve nuera.

    Cuando guían los ciegos, ¡ay de los que van tras ellos!
    Cuando hables cuida de como y de quien, cuando y con quien
    Cuando hago la escobada, no entra nadie en mi morada.
    Cuando has visto que los caballos se junten con las mulas
    Cuando hay frutas en la huerta, hay amigos en la puerta.
    Cuando hay hambre, no hay pan duro.
    Cuando hay lealtad y franqueza, las cartas sobre la mesa.
    Cuando hay poco grano en el granero, mala cosa para el gallinero.
    Cuando Joven, de Ilusiones; cuando Viejo, de Recuerdos
    Cuando junio llega, prepara la hoz y limpia la era.
    Cuando la alegría a la sala llega, el pesar esta subiendo las escaleras
    Cuando la borrica quiere correr, ni el borrico la puede detener.
    Cuando la cólera sale de madre, no la retiene lengua de padre.
    Cuando la culebra canta, señal de agua.
    Cuando la fiebre declina, tiempo propicio de dar quina.
    Cuando la hija le llega a la madre a la cintura, ya no tiene hija segura.
    Cuando la lengua se sale de madre, ¡adiós padre!.
    Cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía.
    Cuando la mala ventura duerme, nadie la despierta.
    Cuando la milana pía, agua para tres días.
    Cuando la mula dice no paso y la mujer dice me caso, es más fácil que la mula
    pase a que la mujer no se case
    Cuando la mula ríe, el asno llora.
    Cuando la paja se mete en el pajar, las mocitas ya pueden trasnochar.
    Cuando la perra es brava hasta a los de casa muerde
    Cuando la piedra ha salido de la mano, pertenece al diablo.
    Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor sale por la ventana.
    Cuando la puta hila y el rufián devana y el escribano pregunta cuantos son del
    mes, mal andan los tres.
    Cuando la rana críe pelo, serán los cojos buenos.
    Cuando la suerte es cochina, cualquier perro nos orina.
    Cuando la zorra predica no están seguros los pollos.
    Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, echa las tuyas a remojar.
    Cuando las ranas críen pelos y los sapos orejas.
    Cuando llega junio, la hoz en el puño.
    Cuando llueve de cierzo, llueve de cierto.
    Cuando llueve de tramontana, llueve con gana.
    Cuando llueve en agosto, llueve miel y llueve mosto.
    Cuando llueve en San Canuto, tres meses justos.
    Cuando llueve no todos nos mojamos.
    Cuando llueve y hace sol, coge caracol.
    Cuando llueve y hace sol, sale el arco del señor.
    Cuando llueve y hace viento, cierra la puerta y estate dentro.
    Cuando los ciegos guían, ¡ay de los que van detrás!.
    Cuando los santos hablan, licencia de Dios tienen.
    Cuando marzo mayea, mayo marcea.
    Cuando marzo va a mediar, el invierno ha de acabar.
    Cuando me dan todo lo que quiero, tengo el genio de un cordero.
    Cuando me dan todo lo que quiero, tengo un genio como un cordero.
    Cuando me despierte me llamas.
    Cuando menguare la luna, no siembres cosa alguna.
    Cuando menos lo piensa el guapo, le sale la jaca jaco.
    Cuando menos piensa el galgo, salta la liebre.
    Cuando menos se piensa salta la liebre.
    Cuando mi madre esta en misa, yo bailo en camisa.
    Cuando no aprovecha la fuerza, sirva la maña y la cautela.
    Cuando no está preso lo andan buscando.
    Cuando no hay calor en el nido, lo busca fuera el marido.

    +8 Votos Thumb up 11 Votes Thumb down 3 Votes



  5. Diego 27 nov 2009 Responder

    CON LA B

    Bachiller en artes, burro en todas partes
    Bachiller en medicina, confunde el vino con la orina.
    Bachiller, bala, chilla y sabe leer.
    Baco, a muchos ha matado. Neptuno, a ninguno.
    Baila Antón según le hacen el son.
    Bailar con la más fea.
    Bailar la pieza más larga con la moza más fea.
    Bailar la trabajosa.
    Bailar sin son, o es estar loco, o enorme afición.
    Bailar sin son, o es gran fuerza o es gran afición.
    Bailarines en cojos paran.
    Baile que en burla empieza, acaba en boda.
    Bailo bien y me echáis del corro.
    Bailo bien, y echáis me del corro.
    Baja acá, gallo, que estás encaramado.
    Ballesta de amigo, recia de armar y floja de tiro.
    Baños, hasta los cuarenta años.
    Barba a barba, vergüenza se cata.
    Barba de tres colores no la tienen sino traidores.
    Barba espesa, honra, barba rala, deshonra.
    Barba pone mesa que no pierna tiesa.
    Barba remojada, medio afeitada.
    Barbas mayores quitan menores.
    Barbero, o loco o parlero.
    Barco amarrado no gana flete.
    Barco en varadero no gana dinero
    Barco grande, ande o no ande.
    Barco parado no gana flete
    Barco sin cubierta, sepultura abierta.
    Barco sin cubierta, sepultura abierta.
    Barco viejo, mal navega.
    Barre la nuera lo que ve la suegra.
    Barriga caliente, cabeza durmiente.
    Barriga lisa no necesita camisa.
    Barriga llena no cree en hambre ajena.
    Barriga llena, aguanta trabajo.
    Barriga llena, corazón contento.
    Barriga llena, no cree en hambre ajena.
    Barro y cal encubren mucho mal.
    Bastante colabora quien no entorpece.
    Bastante me ayuda quien no me estorba.
    Bautizar es dar nombre, menos al vino que se lo quita.
    Bebe agua de río por turbia que vaya, vive en la ciudad por mal que te vaya.
    Bebe caldo, vive en alto, anda caliente y vivirás largamente.
    Bebe el agua de tu fuente clara, y no busques la encenagada.
    Bebe tras el caldo y vaya el médico al diablo.
    Bebe vino y come queso, y sabrás que es eso.
    Beber con medida alarga la vida.
    Beber en Jerez cerveza, no cabe mayor simpleza.
    Beber por lo ancho y dar de beber por lo estrecho.
    Beber sudando agua fría, catarro o pulmonía.
    Beber y comer, son cosas que hay que hacer.
    Beber, hasta la hez.
    Beber, para comer; y aun eso, sin exceso.
    Beberás y vivirás.
    Bebido el vino, perdido el tino.
    Bebiendo con la bota, aunque bebas mucho, no se nota.
    Bebo lo tinto, y meo lo claro
    Beldad y hermosura, poco dura; más vale la virtud y la cordura.
    Belleza es riqueza, o por ella empieza.
    Belleza es riqueza, o por ella empieza.
    Belleza sin talento, veleta sin viento.
    Belleza y dinero, primero lo postrero.
    Bendita la casa aquella que huele a antiguo toda ella.
    Bendita la muerte cuando viene después de buen vivir.
    Bendita sea el agua, por sana y por barata.
    Bendita sea la herramienta; que pesa, pero alimenta
    Bendita sea la mata de Mayo que se seco lloviendo
    Bendito sea el mal que a los nueve meses se ha de quitar.
    Bendito sea San Bruno, que da ciento por uno.
    Bendito y alabado; que amanezco vestido y calzado.
    Beneficio recibido, del hombre libre hace cautivo.
    Beneficio recibido, luego se da al olvido.
    Berenjena, ni hincha ni llena.
    Berza vuelta a calentar y mujer vuelta a casar, al diablo se le pueden dar.
    Berza, ¿por qué no cociste? Cochina, porque no me revolviste.
    Berzas y nabos, para en uno son entrambos.
    Berzas y tocino, manjar de vizcaíno.
    Besos a menudo mensajeros son del culo.
    Besos y abrazo no hacen niños, pero tocan a vísperas
    Besos y abrazos no hacen muchachos.
    Bestia alegre, echada pace.
    Bestia buena, se vende sin ir a la feria.
    Bestia es, y no persona, quien de lo ganado no goza.
    Bestia sin cebada, nunca buena cabalgada.
    Besugo de enero vale un carnero.
    Bicho malo, nunca muere.
    Bien a bien o mal a mal, llena tu costal.
    Bien ama quien nunca olvida.
    Bien aprende quien buen maestro tiene.
    Bien barato estaría el pan, si no lo comiera el holgazán.
    Bien canta Marta después de harta
    Bien canta Marta después de harta.
    Bien cantas, pero mal entonas.
    Bien está cada piedra en su agujero.
    Bien está San Pedro en Roma.
    Bien gobernar y no mucho bailar.
    Bien guardar no es poco ganar.
    Bien haya quien a los suyos se parece.
    Bien le huele a cada uno el pedo de su culo.
    Bien me quieres, bien te quiero; no me toques el dinero.
    Bien o mal, casado nos han.
    Bien o mal, te casarás, sea con Pedro o sea con Juan.
    Bien ora quien bien obra.
    Bien parece cuanto en la olla cuece.
    Bien parece la moza lozana, cabe la barba cana.
    Bien parece y bien están el asno en la cuadra y la mujer en el hogar.
    Bien predica quien bien vive.
    Bien sabe el asno en qué casa rebuzna.
    Bien sabe la rosa en qué mano posa
    Bien sabe la rosa en que mano se posa.
    Bien sabe lo que dice el que pan pide.
    Bien se disculpa el picar, por el gusto de rascar.
    Bien se está San Pedro en Roma.
    Bien se lava el gato después de harto.
    Bien te quiero y mal te hiero.
    Bien te quiero, bien te quiero, mas no te doy mi dinero.
    Bien urde quien bien trama.
    Bien vayas donde mal no hagas.
    Bien vengáis, con tal que algo traigáis; y mal, si algo os queréis llevar.
    Bien vestido, bien recibido.
    Bien vestido, bien visto.
    Bien viene el don con la veinticuatría, y mal con la sastrería.
    Bien vive quien Dios quiere; y quien no, viviendo muere.
    Bien vivió quien bien se escondió.
    Bien y pronto, sólo lo intenta algún tonto.
    Bienes de campana, dalos Dios y el diablo los derrama.
    Bigote al ojo, aunque no haya un cuarto.
    Blanco o negro, el perro siempre es perro.
    Boca abierta, dientes de oro.
    Boca cerrada y ojo abierto, no hizo jamás un desconcierto.
    Boca cerrada, mas fuerte es que muralla.
    Boca con boca se desboca.
    Boca de verdades, cien enemistades.
    Boca que mucho se abre, o por sueño o por hambre.
    Boca que no habla, Dios no la oye.
    Boca seca hace bolsa llena.
    Boca sin dientes, casa sin gente.
    Boca sin muelas, molino sin piedras.
    Boca sucia no habla limpio.
    Bocadito regular, que se pueda rodear.
    Bocado comido no guarda amigo.
    Bocado de pan, rajilla de queso y de la bota un beso.
    Bocado engullido, su sabor perdido.
    Boda de hongos, llámala bodorrio.
    Boda sin borracho tenla a milagro.
    Boda y mortaja, del cielo baja.
    Bodas en mayo, males las llamo.
    Bodas y aguas, como son guiadas.
    Bofetón amagado, nunca bien dado.
    Bollo crudo, engorda el culo.
    Bollo de monja, carga de trigo.
    Bolsa de pedigüeño siempre vacía.
    Bolsa llena, quita las penas.
    Bolsa que mucho clama, pronto se acaba.
    Bolsa, mujer y espada, no quiere andar prestada.
    Bolsillo lleno no tiene dueño.
    Bolsillo vacío, trapo le digo.
    Bondad y dulzura, mas que donaire, hermosura.
    Bonita y fina me haga Dios; que rubia y blanca me haré yo.
    Bonita, buena y rica con seso, bocadito sin hueso.
    Bonitas palabras al más listo engañan.
    Bonito era el diablo cuando niño.
    Boñiga de vaca en quemadura, pronto la cura.
    Boñigas hacen espigas.
    Borrachez, de agua; que la de vino es cara y sale a la cara.
    Borrego recién pelado, no lo lleves al mercado.
    Borregos al anochecer, charcos al amanecer.
    Borregos al atardecer charcos al amanecer.
    Borriquillo moruno, vivo cual ninguno.
    Borrón de escribano no es sin engaño.
    Borrón y cuenta nueva.
    Bota vacía la sed no quita.
    Botas y gabán encubren mucho mal.
    Botella vacía y cuento acabado, no valen un cornado.
    Boticario que equivoca el tarro, manda al enfermo a mascar barro.
    Boticario sin botica, nada significa.
    Brasero que calor no da, ¿para qué está?
    Breve habla el que es prudente.
    Brindo y bebo, y me quedo convidado para luego.
    Bromas y chascarrillos para los amiguillos.
    Bromeando, bromeando, amargas verdades se van soltando.
    Bruto animal es el que no busca deleite espiritual.
    Buen abogado, mal cristiano
    Buen abogado, mal vecino.
    Buen abogado, mal vecino.
    Buen alimento, mejor pensamiento.
    Buen amigo es el dinero.
    Buen amigo es el gato cuando no araña.
    Buen amigo ni buen yerno se hallan presto.
    Buen amigo y compañero, pero sin tocar el dinero.
    Buen amigo, el ya probado en el peligro.
    Buen amor y buena muerte, no hay mejor suerte.
    Buen arte es el médico que sotierra su yerro.
    Buen atiento, poner la capa según viniere el viento.
    Buen caballo, buena espada y buena mujer, ¿qué más has de apetecer?.
    Buen cazador, mal labrador.
    Buen comedor, buen dormidor.
    Buen comienzo, agüero de buen término.
    Buen compañero, sólo Dios del cielo.
    Buen corazón quebranta mala ventura.
    Buen disimulo, se tapaba la cara y enseñaba el culo.
    Buen hablar de boca, mucho vale y poco cuesta.
    Buen hondero el que mete dos piedras por un mismo agujero.
    Buen lector, mal escribano.
    Buen oficio es no tener ninguno.
    Buen pedidor, mal dador.
    Buen podador, buen viñador.
    Buen porte y buenos modales, abren puertas principales.
    Buen trago, que el difunto no vuelve.
    Buen vino y sopas hervidas, le alargan al viejo la vida.
    Buena barba, de todos es honrada.
    Buena boca y buena gorra hacen más de una boda.
    Buena bolsa, envidiosos y ladrones la hacen peligrosa.
    Buena burra hemos comprado.
    Buena carrera del buen caballo se espera.
    Buena compañía, Dios y Santa María.
    Buena condición vale más que discreción.
    Buena demanda o mala demanda, el escribano es mi banda.
    Buena es el agua, que cuesta poco y no embriaga.
    Buena es la carne de perdiz; pero mejor la de codorniz.
    Buena es la carne; buena es la cecina; mejor es la cocina.
    Buena es la justicia si no la doblara la malicia.
    Buena es la linde entre hermanos.
    Buena es la nieve que a su tiempo viene.
    Buena es la quina, pero a veces es más mal que medicina.
    Buena es la regla, si la regla es buena.
    Buena es la trucha, mejor el salmón, bueno es el sábalo cuando es de sazón.
    Buena es la vida de aldea por un rato, mas no por un año.
    Buena estatura es media hermosura.
    Buena fama es buena cama.
    Buena fama merece quien por su patria muere.
    Buena gana de comer, rica salsa es.
    Buena madera, buen oficial espera.
    Buena mano, de rocín hace caballo; y la ruin, de caballo hace rocín.
    Buena memoria es la escritura, pues para siempre dura.
    Buena razón quita cuestión.
    Buena romería haz quien a su casa pone en paz.
    Buena ventura sólo con otra dura.
    Buena vida me paso, buena hambre me rasco.
    Buena vida si refrenas tu ira.
    Buena, joven, rica y bella ¿dónde esta ella?
    Buena, por ventura; mala, por natura.
    Buenas acciones valen más que buenas razones.
    Buenas cartas a veces pierden.
    Buenas costumbres y dineros, hacen de los hijos caballeros.
    Buenas judías la Mancha las cría.
    Buenas noches y buenos días, y tú en tu casa y yo en la mía.
    Buenas palabras me dice, y a la espalda me maldice.
    Buenas palabras no cuestan cobre y valen mas que plata.
    Buenas palabras no hacen buen caldo.
    Buenas palabras no te quitan dinero del arca.
    Buenas palabras y buenos modales, todas las puertas abren.
    Buenas palabras y buenos modos dan gusto a todos.
    Buenas palabras y malos hechos engañan a los locos y a los cuerdos.
    Buenas palabras, cantar de cigarras.
    Buenas serian las cuchilladas si no fuese por las puntadas.
    Buenas son las mangas después de las Pascuas.
    Buenas son ovejas, si hay muchos hijos para ellas.
    Buenas y malas artes hay en todas partes.
    Buenas y mejores, por falta de seguidores.
    Bueno de asar, duro de pelar.
    Bueno es beber, pero no hasta caer.
    Bueno es caer para más valer.
    Bueno es el gato, si no te araña.
    Bueno es el rigor; pero la misericordia es mejor.
    Bueno es lo bastante y malo lo sobrante.
    Bueno es pan, y mejor, con algo que agregar.
    Bueno es que haya ratones, para que no se sepa quien el queso se Come.
    Bueno es saber cada uno para cuanto es.
    Bueno es ser lo que se quiere parecer.
    Bueno es tener amigos, aunque sea en el infierno.
    Bueno para en plaza, malo para en casa.
    Bueno por un huevo y ruin por dos, aléjemelo Dios.
    Bueno que seas tambor, con tal que seas el que toque mejor.
    Bueno y barato, no caben en un zapato.
    Bueno, si breve, bueno dos veces.
    Buenos y malos martes, los hay en todas partes.
    Buey harto no es comedor.
    Buey que muge, todos le temen.
    Buey que no esté en el mercado, no es vendido ni comprado.
    Buey que rumia, nada le duele.
    Buey suelto, rey muerto.
    Buey viejo asienta bien el paso.
    Buey viejo lleva el surco derecho.
    Buey viejo no pisa mata, y si la pisa no la maltrata
    Buey viejo, no come tronco.
    Buey viejo, surco nuevo.
    Burla pesada, en veras acaba.
    Burlas pesadas, ni para viejas ni para casadas.
    Burlas que son veras, otro las quiera.
    Burro adornado, busca mercado.
    Burro amarrado, leña segura.
    Burro grande, ande o no ande.
    Burro prestado, termina con el lomo pelado
    Burro que gran hambre siente, a todo le mete el diente.
    Burro que tropieza dos veces en el mismo canto, es burro doblado.
    Burro viejo mal tira, pero bien guía.
    Busca la mujer pastora; que ella se hará señora.
    Busca una agujita en un pajar, y verás como te va.
    Buscaba el necio su asno y lo llevaba debajo.
    Buscando lo mejor suele desaprovecharse lo bueno.
    Buscar aguja en un pajar, es naufragar.
    Buscar cinco pies al gato, y solo tiene cuatro.
    Buscar la luna a mediodía es bobería.
    Buscar la vida conviene; que la muerte ella se viene.
    Buscar los tres pies al gato.
    Buscar mendrugo en perrera, vana quimera.
    Buscarle cinco pies al gato.

    +4 Votos Thumb up 4 Votes Thumb down 0 Votes



  6. Diego 23 nov 2009 Responder

    UNOS CUANTOS CON LA A

    A abad sin ciencia y sin conciencia, no le salva la inocencia.
    A abril alabo si no vuelve el rabo.
    A amante que no es osado, dale de lado.
    A amo ruin, mozo malsín.
    A amor mal correspondido, ausencia y olvido.
    A amor y fortuna, resistencia ninguna.
    A año tuerto, labrar un huerto.
    A árbol caído, todo son piedras.
    A asno lerdo, arriero loco.
    A ayer, lo conocí; pero a mañana nunca lo vi.
    A balazos de plata y bombas de oro, rindió la plaza el moro.
    A barba moza, vergüenza poca.
    A barba muerta, obligación cubierta.
    A barbas honradas, honras colmadas.
    A barco nuevo, capitán viejo
    A beber me atrevo, porque a nadie debo y de lo mío bebo.
    A bestia comedora, piedras en la cebada.
    A bestia loca recuero modorro.
    A bestia loca, recuerdo modorro.
    A bicho que no conozcas, no le pises la cola.
    A bien dar o mal dar, por no pedir no ha de quedar.
    A bien obrar bien pagar.
    A bien te salgan, hija, estos arremangos.
    A bloque, la casa en roque.
    A bocado harón espolada de vino.
    A bocado harón, vino por espolón.
    A bodas y a niño bautizado, no vayas sin ser llamado.
    A borracho fino, primero agua y luego vino.
    A borregos recién esquilados, no les mande Dios viento helado.
    A borrico desconocido, no le toques la oreja.
    A buen amo, mejor criado.
    A buen andar o mal andar, comer y guardar.
    A buen año y malo, molinero y hortelano.
    A buen capellán, mejor sacristán.
    A buen comedor, quitárselo de delante.
    A buen entendedor, pocas palabras bastan.
    A buen gato, buen rato.
    A buena hambre no hay pan duro.
    A buen señor, buena demanda.
    A buen sueño no hay cama dura.
    A buena barbechera, mejor sementera.
    A buena confesión, mala penitencia.
    A buena fe y sin mal engaño, para mi quiero el provecho y para ti el daño.
    A buena fiesta, mala nueva.
    A buena hora pidió el rey gachas.
    A buena suela, mala pieza.
    A buenas ganas, huelgan las salsas.
    A buenas horas mangas verdes.
    A buenos ocios malos negocios.
    A buey viejo no le cates majada, que él se la cata.
    A buey viejo no se le saca paso.
    A buey viejo pasto tierno.
    A buey viejo, cencerro nuevo.
    A burra nueva, cincha amarilla.
    A burra vieja, albarda nueva.
    A burro desconocido, no le toques la oreja.
    A burro negro no le busques pelo blanco.
    A burro viejo, poco verde.
    A caballero nuevo, caballo viejo.
    A caballo ajeno, espuelas propias.
    A caballo brioso toca: o frenarlo o se desboca.
    A caballo corredor y hombre reñidor poco le dura el honor.
    A caballo corredor, cabestro corto.
    A caballo de alquiler: mucha carga y mal comer.
    A caballo de presente, no se le repara el diente.
    A caballo grande, grandes espuelas.
    A caballo nuevo jinete viejo.
    A caballo que se empaca, darle estaca.
    A caballo que vuela, ¿para qué la espuela?.
    A caballo regalado no se le mira el diente.
    A cabellos enredados, piojos por descontado.
    A cada cabeza su seso.
    A cada cajón, su aldabón.
    A cada cañada le llega su añada.
    A cada cerdo le llega su San Martín.
    A cada día bástale su maestría, y a cada momento, su pensamiento.
    A cada guaraguao le llega su pitirre.
    A cada pajarillo le gusta su nidillo.
    A cada pajarillo parécele bien su nido.
    A cada paje, su ropaje.
    A cada parte hay tres leguas de mal camino.
    A cada paso, un gazapo.
    A cada pez le llega su vez.
    A cada puerco le llega su San Martín.
    A cada puerta, su dueña.
    A cada renacuajo dio Dios su cuajo.
    A cada santo le llega su día de fiesta.
    A callarse ranas, que va a predicar el sapo.
    A cama chica, echarse en medio.
    A can que lame ceniza, no le debes confiar la harina.
    A canto de pájaro y a gracia de niño no invites a ningún amigo.
    A canto de sirenas oídos de pescadores.
    A capa vieja no le dan oreja.
    A carne de lobo diente de perro.
    A carne de lobo, hambre de can.
    A carne dura, diente de perro.
    A carne mala, buena salsa.
    A carnero castrado no le tientes el rabo.
    A casa de tu hermana, una vez a la semana.
    A casa de tu hermano no irás cada verano.
    A casa de tu tía, más no cada día.
    A casa del amigo rico, irás siendo requerido, y a casa del necesitado, irás sin ser llamado.
    A casa del cura, ni por lumbre vas segura.
    A casa sinvergüenza, todo el mundo es suyo.
    A casa vieja, portada nueva.
    A catarro gallego, tajada de vino.
    A cautela, cautela y media.
    A celada de bellacos, más vale por los pies que por las manos.
    A cena de vino, desayuno de agua.
    A clérigo hecho fraile, no le fíes tu comadre.
    A comer, sé tu el primero; a pelear, el postrero.
    A como come el mulo, caga el culo.
    A consejo ido, consejo venido.
    A consejo ruin, campana de madera.
    A cordero extraño no agasajes en tu rebaño.
    A cualquier dolor, paciencia es lo mejor.
    A cualquiera se le muere un tío.
    A cuenta de los gitanos, roban muchos castellanos.
    A cuenta del tío rico trabajaba Perico
    A dineros pagados, brazos quebrados.
    A Dios de rodillas, al rey de pie, y al demonio en el canapé.
    A Dios rogando y con el mazo dando.
    A Dios y a su altar, lo mejor has de dar.
    A Dios, llamaron tú.
    A Dios, lo mejor.
    A Dios, nada se le oculta.
    A donde entra mucho vino todos los vicios hacen camino.
    A donde las dan, allí las toman.
    A donde se cree que hay chorizos, no hay clavos donde colgarlos.
    A donde te duele, ahí te daré.
    A dónde vas a ir que más valgas.
    A donde vas bien A donde más se tiene.
    A dos días buenos, cientos de duelos.
    A embestida de hombre fiero, pies, para que os quiero!
    A enemigo que huye, puente de plata.
    A enfermedad ignorada, pocas medicinas y a estudiarla.
    A escote nada es caro.
    A ese precio, no habría ya vara en la tienda.
    A espalda vuelta, no hay respuesta.
    A fácil perdón, frecuente ladrón.
    A falta de caballos, troten los asnos.
    A falta de corazón, buenas las piernas son.
    A falta de faisán, buenos son rábanos con pan.
    A falta de gallina, bueno es caldo de habas.
    A falta de hechiceros lo quieren ser los gallegos.
    A falta de hombres buenos, a mi padre hicieron alcalde.
    A falta de manos, buenos son pies.
    A falta de olla, pan y cebolla.
    A falta de pan, buenas son tortas.
    A falta de trigo, venga centeno.
    A falta de vaca, buenos son pollos con tocino.
    A falta vieja, vergüenza nueva.
    A feria vayas que más valgas.
    A ferias y fiestas, con pollinos y mujeres ajenas.
    A fin de año, remienda tu paño.
    A flores nuevas, afeite perdido.
    A fortuna adversa no hay casa enhiesta.
    A fuego y a boda va la aldea toda.
    A fuerza de constancia y fina intriga, un elefante desfloró a una hormiga.
    A fuerza de duros caen los más fuertes muros.
    A fuerza de martillar, el herrador deja de herrar.
    A fuerza de probaturas perdió el virgo la Juana.
    A fullero viejo, flores nuevas.
    A galgo mojado, liebre enjuta.
    A galgo viejo echadle liebre y no conejo.
    A gallego pedidor, castellano tenedor.
    A gata vieja, rata nueva.
    A gato escaldado una vez nomás lo atrapan.
    A golpe dado no hay quite.
    A golpe de mar, pecho sereno.
    A gracias de niño y canto de pájaros, no convides a tu amigo.
    A gran arroyo, pasar postrero.
    A gran calva, gran pedrada.
    A gran pecado, gran misericordia.
    A gran solicitud, gran ingratitud.
    A gran subida, gran caída.
    A grandes cautelas, otras mayores.
    A grandes males, grandes remedios.
    A gusto de los cocineros, comen los frailes.
    heredad vieja, heredero nuevo.
    A hija casada, los yernos a la puerta.
    A hijo malo, pan y palo.
    A hombre de dos caras, hombre de buena espalda.
    A hombre de dos caras, rayo que lo parta.
    A hombre desgarbado, dale de lado.
    A hombre hablador e indiscreto no confíes tu secreto.
    A hombre recién levantado, ni le propongas negocios ni le pidas un prestado.
    A honra demasiada, interés hay encubierto.
    A hora mala no ladran canes.
    A hortelano tonto, patatas gordas
    A invierno lluvioso, verano abundoso.
    A iros de mi casa y ¿qué queréis con mi mujer?, no hay que responder.
    A la aguja buen hilo, y a la mujer buen marido.
    A la ballena todo le cabe y nada la llena.
    A la bestia cargada el sobornal la mata.
    A la boda del herrero, cada cual con su hierro.
    A la borrica arrodillada, doblarle la carga.
    A la bota, darle el beso después del queso.
    A la buena casada, sólo su marido le agrada.
    A la buena mujer, poco freno le basta.
    A la cabeza, el comer la endereza.
    A la cama no te irás sin saber una cosa más.
    A la cara más fea, la alegría la hermosea.
    A la chita callando, hay quien se va aprovechando.
    A la col, tocino, y al tocino, vino.
    A la corta o a la larga cae el burro con la carga.
    A la corta o a la larga el galgo a su liebre mata.
    A la cuarta, ni los bueyes.
    A la culpa, sigue la disculpa.
    A la dama hermosa, por el pico le entra la rosa.
    A la fuerza ahorcan.
    A la fuerza, ni los bueyes.
    A la galga y a la mujer, no le des la carne a ver.
    A la gallina apriétale el puño y apretarte bien el culo.
    A la gallina y a la mujer le sobran nidos donde poner.
    A la guerra, con la guerra.
    A la herradura que mucho suena, algún clavo le falta.
    A la hija mala, dineros y a casarla.
    A la hija muda, su madre la entiende.
    A la hija traviesa, con azotes se endereza.
    A la justicia y a la inquisición chitón.
    A la larga el galgo a la liebre mata.
    A la larga todo se sabe.
    A la larga, lo más dulce amarga.
    A la leche nada le eches; pero le dice la leche al aguardiente: ¡Déjate caer, valiente!
    A la lengua y a la serpiente hay que temerles.
    A la lumbre y al fraile no hurgarle.
    A la luz de la tea, no hay mujer fea.
    A la mala costumbre, quebrarle la pierna.
    A la mala hilandera, la rueca le hace dentera.
    A la mar madera, y huesos a la tierra.
    A la miel, golosas, y al aceite, hermosas.
    A la mona que te trae el plato no le mires el rabo.
    A la moza ser buena, y al mozo el oficio, no les puede dar mayor Beneficio.
    A la moza y a la mula, por la boca le entra la hermosura.
    A la moza y al fraile, que no les de el aire.
    A la muerte no hay cosechador que la coseche.
    A la muerte no hay que temerle ni buscarla, únicamente esperarla.
    A la muerte pelada no hay puerta cerrada.
    A la mujer bailar y al burro rebuznar, el diablo no les debió enseñar.
    A la mujer barbuda o muy velluda, el diablo la sacuda.
    A la mujer barbuda, de lejos se la saluda.
    A la mujer bella y honesta, casarse poco le cuesta.
    A la mujer brava, la soga larga.
    A la mujer casada, nunca le falta novio.
    A la mujer casta, Dios le basta.
    A la mujer del carnicero le medra la carne en la mano.
    A la mujer dile tu amor una vez, que el diablo se lo dirá diez.
    A la mujer fea, el oro la hermosea.
    A la mujer hay que tenerla bien comida, bien amada y bien vestida.
    A la mujer honrada su propia estima le basta.
    A la mujer loca, más le agrada el pandero que la toca.
    A la mujer muy casera, el marido bien la quiera.
    A la mujer pedigüeña ponla donde habita la cigüeña.
    A la mujer pedigüeña, la persigue la cigüeña.
    A la mujer ventanera, tuércele el cuello si la quieres buena.
    A la mujer y a la cabra, soga larga. Pero sin perderla de vista.
    A la mujer y a la guitarra hay que templarla para usarla.
    A la mujer y a la lechuga, por la cintura.
    A la mujer y al ladrón, quitarles la ocasión.
    A la mujer y al viento, pocas veces y con tiento.
    A la necesidad no hay ley.
    A la oveja mansa, cada cordero la mama.
    A la puta y al barbero, nadie los quiere viejos.
    A la que a su marido encornuda, Señor y tú la ayuda.
    A la que bien baila, con poco son le basta.
    A la que fue flor, algo le queda de olor.
    A la que tenga más de treinta, no la pretendas.
    A la que uno no contenta, no bastan dos ni cincuenta.
    A la ramera y a la lechuga, una temporada les dura.
    A la ramera y al juglar, a la vejez les viene el mal.
    A la res vieja, alíviale la reja.
    A la ruin oveja la lana le pesa, y al ruin pastor el cayado y el zurrón.
    A la sierra tocino y al serrador vino.
    A la sierra, ni dueña ni cigüeña.
    A la sombra de los buenos viven los malos sin freno.
    A la sombra del nogal no te pongas a recostar.
    A la tercera va la vencida.
    A la tierra que fueres haz lo que vieres.
    A la una, que bien que mal, en cada casa comido han.
    A la vaca que no se cubre, se le seca la ubre.
    A la vaca, hasta la cola le es abrigada.
    A la vejez aladares de pez.
    A la vejez se acorta el dormir y se alarga el gruñir.
    A la vejez, cuernos de pez.
    A la vejez, viruelas.
    A la viuda y al abad, el diablo les amasa el pan.
    A la vulpeja dormida, no le cae nada en la boca.
    A largos días, largos trabajos.
    A las andadas volví, pronto me arrepentí.
    A las barbas con dinero, honra hacen los caballeros.
    A las cosas menudas, el alguacil acuda y a las cosas grandes, el señor alcalde.
    A las diez deja la calle para quien es
    A las diez deja la casa do estés. Si en la tuya estás, te acostarás.
    A las diez, en la cama estés; mejor antes que después.
    A las obras me remito.
    A las putas y a los barberos, a la vejez los espero.
    A las romerías y a las bodas van las locas todas.
    A lo bueno, pronto me hago yo; a lo malo, no.
    A lo hecho, pecho.
    A lo más oscuro, amanece Dios.
    A lo que el Rey manda y Dios ofrece, hay que hacerse.
    A lo que has de negarte, niégate cuanto antes.
    A lo que manda Dios, oreja de liebre.
    A lo que no puedas, no te atrevas.
    A lo que no puede ser, paciencia.
    A lo que no te agrada, haz que no oyes nada.
    A lo que no tiene remedio, litro y medio.
    A lo que puedas solo no esperes a otro.
    A los burros palos, y a la mujer regalos.
    A los cincuenta, el mal del mes ya no lo ves.
    A los enemigos bárreles el camino.
    A los enfermos los sanos buenos consejos les damos.
    A los galgos del rey no se les escapa liebre alguna.
    A los tontos y a los porfiados, la mejor bofetada es dejarlos.
    A los treinta doncellez, muy rara vez.
    A los tuyos, con razón o sin ella.
    A luz de la candela, toda música parece bella.
    A maestro de espada, aprendiz de pistola.
    A mal abad, peor sacristán.
    A mal amo, mal criado.
    A mal comer o bien comer, tres veces beber.
    A mal Cristo, mucha sangre.
    A mal dar, apretar el culo contra el sitial.
    A mal hablador, discreto oidor.
    A mal mortal no hay hierba que val.
    A mal sarmiento, buena podadera.
    A mal tiempo, buena cara.
    A mala cabeza, buenas son piernas.
    A mala cama, colchón de vino.
    A mala cuenta, no hay providencia buena.
    A mala leña un buen brazado.
    A mala lluvia, buen paraguas.
    A mala suerte, envidia fuerte.
    A mala venta, mala cuenta.
    A malas piernas, buenas muletas.
    A malos ratos, buenos tragos.
    A manchas de corazón no basta ningún jabón.
    A manos de traidores perecen los buenos servidores.
    A manos frías, corazón ardiente.
    A mantel puesto, tendrás amigos ciento; no de tu trato sino de tu plato.
    A marido ausente, amigo presente.
    A más amor, más pudor.
    A más años más pecados.
    A más beber, menos comer.
    A más doctores, más dolores.
    A más oro, menos reposo.
    A más vivir, más sufrir.
    A médico, confesor y letrado, hablarle claro.
    A medida del santo son las cortinas.
    A mengua de carne, buenos son pollos con tocino.
    A mi amigo quiero, por lo que de él espero.
    A mi casa lleve un amigo, el se quedó de amo y yo despedido.
    A mi los tiburones me enseñan los dientes.
    A mi mujer bermeja, por el pico le entra, que no por la oreja.
    A mi padre llaman hogaza y yo me muero de hambre.
    A mi prójimo quiero, pero a mí el primero.
    A mí todos me hallan, pero yo no hallo a nadie.
    A misa temprano nunca va el amo.
    A mocedad ociosa, vejez trabajosa.
    A mucho hablar, mucho errar.
    A mucho hablar, poco acertar.
    A muerto marido, amigo venido.
    A muertos y a idos, pocos amigos.
    A mujer casada y casta, con el marido le basta.
    A mula que otro amansa, algún resabio le queda.
    A mula vieja, alíviale la reja.
    A muy porfiado pedir, no hay que resistir.
    A nadie hace daño el vino, si se bebe con tino.
    A nadie has de decir cuánto tienes, dónde lo tienes, ni adónde piensas ir.
    A nadie le amarga un dulce, aunque tenga otro en la boca.
    A nadie le amarga un dulce.
    A nadie le parece poco lo que da, ni mucho lo que tiene.
    A nave rota, todo tiempo es contrario.
    A ningún cojo se le olvidan las muletas.
    A ninguno le huele su mierda sino la ajena.
    A no poder, en balde es querer.
    A nuevos hechos, nuevos consejos.
    A nuevos tiempos, nuevos usos.
    A olla que hierve ninguna mosca se atreve.
    A otra puerta, que ésta no se abre.
    A otro perro con ese hueso.
    A otro viento, otro tiento.
    A padre generoso, hijo desperdiciado.
    A padre guardador, hijo gastador.
    A pájaro muerto, jaula abierta.
    A palabras necias oídos sordos.
    A palabras vanas, ruido de campanas.
    A pan ajeno, navaja propia.
    A pan de quince días, hambre de tres semanas.
    A pan duro, diente agudo.
    A pan y cebolleta no es menester trompeta.
    A perdiz por barba y caiga quien caiga.
    A perro flaco todo se le vuelven pulgas.
    A perro que no conozcas, nunca le espantes las moscas.
    A perro viejo, no hay quien le enseñe trucos nuevos.
    A persona lisonjera, ni oírla siquiera.
    A piloto diestro, no hay mar siniestro.
    A pobreza, no hay vergüenza.
    A poca oferta, buena demanda.
    A poco caudal, poca ganancia.
    A poco pan, coger primero.
    A presurosa demanda, espaciosa respuesta.
    A primeros de noviembre, tu fuego enciende.
    A pueblo muerto, alcalde tuerto.
    A qué buscar pan de trastrigo, siendo tan bueno el de trigo.
    A quien a soplos enfría la comida, todos le miran.
    A quien ajos come y vino bebe, la víbora no le muerde.
    A quien amasa y cuece, muchas cosas le acontecen.
    A quien bien cree, Dios le provee.
    A quien bien te quiere, visítale poco, para que te desee.
    A quien buenos cojones tiene, lo mismo le da por lo que va como por lo que viene.
    A quien come muchos manjares, no le faltarán enfermedades.
    A quien con Dios está, no le abandonará.
    A quien cuece o amasa, de todo le pasa.
    A quien da y perdona, nácele una corona.
    A quien dan y no toma, dicha es que le sobra.
    A quien das de yantar, no te duela dar de almorzar.
    A quien de bailar tiene gana, poco son le basta.
    A quien debas contentar, no procures enfadar.
    A quien dices tu secreto, haces tu dueño.
    A quien Dios no le da hijos el diablo le da sobrinos.
    A quien Dios quiere bien, el viento le junta la leña.
    A quien Dios quiere bien, la perra le pare lechones.
    A quien Dios quiere para rico hasta la mujer le pare hijos de otro.
    A quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga.
    A quien duerme, duérmele la hacienda.
    A quien espera, su bien le llega.
    A quien está en su tienda, no le achacan que se halló en la contienda.
    A quien feo ama, bonito le parece.
    A quien ganando no guarda, media albarca; y a quien ni ganar espera, abarca entera.
    A quien habló, Dios le oyó.
    A quien has acallado no le hagas llorar.
    A quien has de acallar, has de halagar.
    A quien has de dar la cena, no le quites la merienda.
    A quien hubieras vencido no lo tengas por amigo.
    A quien le dan el pie, se toma la mano.
    A quien le duele una muela, que la eche fuera.
    A quien le pique el alicante, que llamen al cura que le cante.
    A quien le pique, que se rasque.
    A quien lo quiere celeste, que le cueste.
    A quien madruga, Dios le ayuda.
    A quien mal canta, bien le suena.
    A quien mal vive, su miedo le sigue.
    A quien miedo han, lo suyo le dan.
    A quien mucho miente, le huye la gente.
    A quien mucho tememos, muerto le queremos.
    A quien mucho tiene, más le viene.
    A quien nada quiere, todo le sobra.
    A quien no la teme, nada le espanta.
    A quien no le sobra pan, no críe can.
    A quien no quiere caldo, tres tazas y la última rebosando.
    A quien paga adelantado, mal le sirve su criado.
    A quien se hace el sordo, barreno gordo.
    A quien se siente en cada pena, nunca le falta qué le duela.
    A quien se viste de lo ajeno, le desnudan en concejo.
    A quien siembra espeso, dos veces le merma la panera: una cuando coge y otra cuando llena.
    A quien soledad quiere, todo le estorba.
    A quien te da el capón, dale la pierna y el talón.
    A quien te engañó una vez, jamás le has de creer.
    A quien te hizo una hazle dos, aunque no lo mande Dios.
    A quien tiene abejas, nunca le falta un buen postre en la mesa.
    A quien tiene malas pulgas, no le vayas con burlas.
    A quien tiene ropa y duerme en el suelo, no le tengas duelo.
    A quien tienes que dar la cena, no le quites la merienda.
    A quien vive pobre por morir rico, llámale borrico.
    A raposa durmiente, no le amanece la gallina en el vientre.
    A rey muerto, rey puesto.
    A rico no llegarás, pero de tacaño te pasarás.
    A río crecido, sentarse en la orilla.
    A río revuelto, ganancia de pescadores.
    A rocín de halconero, mal le medra el pelo.
    A rocín viejo, cabezada nueva.
    A ropa de terciopelo, dos dueñas y su escudero.
    A saya blanca, ribete negro.
    A sembrar a San Francisco, aunque sea en un risco.
    A ser Papa hay que aspirar, para sacristán llegar.
    A sordos y ciegos hacen testigos el dinero.
    A su costa aprende el necio, y a costa del necio el cuerdo.
    A su tiempo se cogen las uvas.
    A tal puta, tal rufián.
    A tal señor, tal honor.
    A toda ley, ama a Dios y sirve a tu rey.
    A toda ley, boñiga de buey; y si es flaca, boñiga de vaca.
    A todo cerdo le llega su San Martín.
    A traidor, traidor y medio.
    A tres azadonadas, sacar agua.
    A tu amigo dile la mentira, si te guarda paridad, dile la verdad.
    A tu casa venga quien te eche de ella.
    A tu Dios y Señor, lo mejor de lo mejor.
    A tu hija más lista no la pierdas de vista.
    A tu hijo dale oficio, que el ocio es padre del vicio.
    A tu marido muéstrale el culo, pero no del todo.
    A tu mesa ni a la ajena, no te sientes con la vejiga llena.
    A tu tierra grillo aunque sea con una pata.
    A tuertas ni a ciegas, ni afirmes ni niegues.
    A tuerto o a derecho, nuestra casa hasta el techo.
    A últimos de noviembre, coge tu aceituna siempre.
    A un burro le hacían alcalde, y no lo agradecía.
    A un burro le hacían obispo, y roznaba.
    A un fresco, un cuesco.
    A un hombre rico, no repares si es feo o bonito.
    A un perdido, ¿quién lo pierde?
    A un perro aunque sea danés, lo capan sólo una vez.
    A una bola no se le puede sacar punta.
    A unos da Dios ovejas y a otros orejas.
    A unos Dioses das ovejas y a otros orejas.
    A veces caza quien no amenaza.
    A veces con tuerto, el hombre hace derecho.
    A veces es peor el remedio que la enfermedad.
    A veces la diligencia aprovecha más que la ciencia.
    A veces sale más caro el collar que el perro.
    A veces un veneno, para sacar otro es bueno.
    A veces, el flaco derriba al fuerte.
    A veces, hasta un cerdo ciego encuentra una bellota.
    A vino de mal parecer, cerrar los ojos al beber.
    A viña vieja, amo nuevo.
    A virgo perdido nunca falta marido.
    Abad, judío y madona, jamás perdona.
    Abadejo y amor de viejo, todo es abadejo.
    Abajo está lo bueno, dice la colmena al colmenero.
    Abarata, tendero, y ganarás más dinero.
    Abeja muerta, ni miel ni cera.
    Abejas sin comida, colmenas perdidas.
    Abejas y ovejas, en sus dehesas.
    Abejas, benditas, santos abejares, dan miel a los hombres, cera a los altares.
    Abierto el cajón, convidado esta el ladrón.
    Abierto el saco todos entran a trapo.
    Abogado de ricos, mal de pobres.
    Abogado, juez y doctor, cuanto más lejos mejor.
    Aborrece y serás aborrecido; quiere con amor de verdad y serás correspondido.
    Aborrecer tras haber querido, mil veces ha sucedido y mil más sucederá.
    Abrazar y besar sólo es barbechar, pero cerca le anda el sembrar.
    Abrazo de ciego, golpe seguro.
    Abrazo flojo, amor poco; abrazo apretado, ese si que es un abrazo.
    Abre el ojo que asan carne.
    Abre la boca que te va la sopa.
    Abre la puerta a la pereza y entraren tu casa la pobreza.
    Abre para todos tu boca y para todos tu bolsa.
    Abriga bien el pellejo si quieres llegar a viejo.
    Abrígate por febrero con dos capas y un sombrero.
    Abril concluido, invierno ido.
    Abril frío, mucho pan y poco vino.
    Abril llovedero, llena el granero.
    Abril sin granizo, Dios no lo hizo.
    Abril y mayo, la llave de todo el año.
    Abril, abrilillo, siempre fuiste pillo.
    Abril, aguas mil.
    Abril, lluvias mil. Y si nos sale cabrón, lluvias a mogollón.
    Abril, siempre fue vil.
    Abril, uno bueno entre mil.
    Abriles y jornaleros, pocos de buenos.
    Abrojos, abren ojos.
    Abusar no es usar, si no mal usar.
    Abuso no quita uso.
    Acaba tuerta, que San Bartolomé está cerca.
    Acabada la misa, se parten las obladas.
    Acabándose Cristo, pasión fuera.
    Acabóse la paja y murió el burro que la tronzaba.
    Aceite de oliva, todo el mal quita.
    Aceite y romero frito, bálsamo bendito.
    Aceite y vino, bálsamo divino.
    Aceite, hierro y sal, mercaduría real.
    Aceituna una; y si es buena, una docena.
    Aceituna uno oro, dos plata, la tercera mata.
    Aceituna, una es oro, dos plata, y la tercera mata.
    Aceitunas agrias, el padre las comió y el hijo las caga.
    Aceitunas amargas, con el vino se pasan.
    Aceitunas y pan, y queso eso tiene la corte en peso.
    Aceitunas, una o dos, y si tomas muchas, válgame Dios.
    Acelgas a mediodía y a la noche acelgas, mal andar en las piernas.
    Acertar a la primera no se ve todos los días.
    Acertar una y errar diez, mal acierto es.
    Acertar, errando, sucede de vez en cuando.
    Acertó a mear el buey en la calabaza.
    Achaque el viernes por comer carne.
    Acoge lo provechoso y no admitas lo dañoso.
    Acometer hace vencer.
    Acompáñate con los buenos y serás uno de ellos.
    Acude a tu oficio, que todo lo demás es vicio.
    Acude al sabio para el consejo, y al rico para el remedio.
    Acuérdate al atar de que has de desatar.
    Acuérdate, nuera, de que también serás suegra.
    Acuérdate, nuera, que serás suegra.
    Acuérdate, suegra, que fuiste nuera.
    Acuéstate como la gallina y levántate como el marrano y vivirás siempre sano.
    Adentro Ratones, que Todo lo Blanco es Harina!.
    Adiós señora alcaldesa, que me llevo el reloj y las pesas.
    Adiós, Blas y que Dios te lo pague, ya que te vas.
    Adivina quien te ha dado; tu enemigo se ha acercado.
    Administrador que administra y enfermo que se enjuaga, algo traga.
    Administradorcillos, comer en plata y morir en grillos.
    Admisión de delito, relevo de prueba.
    Adonde el corazón camina, el pie se inclina.
    Adonde no hay remedio, haya paciencia.
    Adonde quiera que fueres, ten de tu parte a las mujeres.
    Adonde te quieren mucho no vayas a menudo.
    Adorar al santo por la peana.
    Adorar al sol que nace, todo el mundo lo hace; al sol que muere, nadie lo quiere.
    Adulador, engañador, y al cabo, traidor.
    Adulador; él es tu enemigo peor.
    Afana, suegro, para que te herede; manto de luto y corazón alegre.
    Afanar y no ganar, doy al diablo tal afanar.
    Afanar y no medrar es para desesperar.
    Afanes y refranes, herencia de segadores y gañanes.
    Afición por afición, más cerca está la camisa que el jubón.
    Afición que más daña que aprovecha, enseguida se desecha.
    Agárrate, que hay curvas.
    Agosto lleva la culpa y septiembre la pulpa.
    Agosto y septiembre no duran siempre.
    Agosto, frío el rostro.
    Agrada y te agradarán.
    Agua al higo y a la pera vino.
    Agua al mediodía, agua todo el día.
    Agua beba quien vino no tenga.
    Agua caliente, salud para el vientre.
    Agua cara siempre es mala.
    Agua cocida, sabe mal pero alarga la vida.
    Agua cocida, saludable y desabrida.
    Agua corriente no mata a la gente.
    Agua corriente sana a la gente.
    Agua corriente, no mata gente; agua sin correr, puede suceder.
    Agua corriente, sana a la gente.
    Agua de avenida, no puede ser bebida.
    Agua de enero todo el año tiene tempero.
    Agua de fuente, sana y transparente; agua de laguna, enfermiza y turbia.
    Abre el ojo, y te ahorrarás enojos.
    Agua de lluvia, siempre delgada y nunca sucia.
    Agua de manantial, no hay otra igual.
    Agua de mayo, no cala el sayo.
    Agua de mayo, pan para todo el año.
    Agua de pozo y mujer desnuda, mandan al hombre a la sepultura.
    Agua de primavera, si no es torrencial, llena la panera.
    Agua de sierra y sombra de piedra.
    Agua de turbión, en una parte pan y en otra non.
    Agua del cielo no quita riego.
    Agua detenida es mala para bebida.
    Agua detenida, no debe ser bebida.
    Agua en agosto quita aceite, pan y mosto.
    Agua en agosto, azafrán, miel y mosto.
    Agua en ayunas, o mucha o ninguna.
    Agua en cesto se acaba presto.
    Agua encharcada, hervida después de colada.
    Agua es calentada, más presto es resfriada.
    Agua esperé y tarde sembré, sabe Dios lo que cogeré.
    Agua estancada no mueve molino.
    Agua estancada, agua envenenada.
    Agua estantía, renacuajos de día.
    Agua fresca la da el jarro, no de plata sino de barro.
    Agua fría y pan caliente, mata a la gente.
    Agua hervida es media vida.
    Agua limpia de fuente viva.
    Agua mansa, traidora y falsa.
    Agua no emborracha, ni enferma ni entrampa.
    Agua no quebranta hueso.
    Agua pasada no mueve molino.
    Agua podrida, colada y hervida.
    Agua por mayo, pan para todo el año.
    Agua por San Juan, quita vino y no da pan.
    Agua por Virgen de Agosto, quita aceite y agua el mosto.
    Agua que a algo huele o a algo sabe, otro la trague.
    Agua que corre, nunca mal coge.
    Agua que haya de beber, no la enturbiaré.
    Agua que huela, no la bebas.
    Agua que no has de beber déjala correr.
    Agua que pasa por muchos atanores, no es de las mejores.
    Agua que va río abajo, arriba no ha de volver.
    Agua tibia, media vida.
    Agua trae en el cuerpo luna con cerco.
    Agua turbia no hace espejo.
    Agua vertida, mujer parida.
    Agua y bailar, a hartar. Indica que el agua y la diversión nunca deben faltar.
    Agua y luna, tiempo de aceituna.
    Agua y sol, tiempo de caracol.
    Agua, candela y la palabra de Dios, ningún hombre de bien las negó.
    Agua, poca, y jamón, hasta la boca.
    Agua, sol y basura, y menos libros de agricultura.
    Aguadito para que rinda y saladito para que alcance.
    Aguadores y taberneros, del agua hacen dineros.
    Aguantando regañinas, se aprenden las artes finas.
    Aguardiente, en tienda; y vino en taberna.
    Aguarraditas de abril, unas ir y otras venir.
    Aguas calmadas estropean los puentes.
    Aguas de abril, vengan mil.
    Aguja fina, saca la espina.
    Aguja que doble, para sastre pobre.
    Aguja, sastre y dedal, os darán por medio real.
    Ahí esta la madre del cordero.
    Ahí lo tienes, si te condenas, que te condenes.
    Ahí si hay mucha tela de donde cortar.
    Ahogarse hasta en un vaso de agua
    Ahora adulador, mañana traidor.
    Ahora al bueno le llaman tonto.
    Ahora que tengo potro, pongo la vista en otro.
    Ahora, hasta los escarabajos empinan la cola.
    Ahorra, ahorrador para que gaste el gastado.
    Ahorra, ahorrador, que ya vendrá el derrochador.
    Ahorrar no es sólo guardar sino saber gastar.
    Ahorrar y más ahorra, que contigo vive quien lo ha de gastar.
    Aire cierzo, cuando llueve, ¡llueve de cierto!.
    Aire colado, ha muchos ha matado.
    Aire de Levante, agua delante.
    Aire gallego, escoba del cielo.
    Ajo ¿por qué no medraste?. Porque para san Martín no me sembraste.
    Ajo curado y vino puro, pasan el puerto seguro.
    Ajo hervido, ajo perdido.
    Ajo que salta del mortero, ya no lo quiero.
    Ajo sal y pimiento y lo demás es cuento.
    Ajo y cebollino, para con vino.
    Ajo y vino puro, y luego verás quien es cada uno.
    Ajo, ¿por qué no fuiste bueno?. Porque no me halló San Martín puesto.
    Ajo, cebolla, y limón, y déjate de inyección.
    Ajo, sal, y pimiento, y lo demás es cuento.
    Ajuar de la forastera: dos estacas y una estera.
    Al acebuche no hay quien le luche.
    Al afligido, su trabajo basta sin que otros le añadan
    Al agradecido, más de lo pedido.
    Al aguador, su cuba y no la borla del doctor.
    Al alba del puerco, que da el sol a medio cuerpo.
    Al alcornoque no hay palo que lo toque; menos la carrasca, que le Casca.
    Al amigo cuando lo pruebas, a veces chasco te llevas.
    Al amigo falso, tómelo el cadalso.
    Al amigo que en apuro está, no mañana, sino ya.
    Al amigo que es vicioso, tratarlo poco.
    Al amigo que no es cierto, con guiño de tuerto.
    Al amigo que no sea de ley, plántalo en lo del rey.
    Al amigo reconciliado, con un ojo abierto y el otro cerrado.
    Al amigo, nunca lo pruebes.
    Al amo listo y avisado, nunca lo engaña el criado.
    Al amo que honra, el criado bien le sirve.
    Al asno no pidas lana.
    Al asno rudo, aguijón agudo.
    Al asno y al mulo, la carga al, culo.
    Al asno, el palo, y a la mujer, el regalo.
    Al avaro, es tristeza hablarle de largueza.
    Al ave de paso, cañazo.
    Al bien, buscarlo, al mal espantarlo.
    Al bien, buscarlo; al mal, esperarlo.
    Al bien, deprisa, y al mal, de vagar, te has de llegar.
    Al buen amanecer no te lo dejes perder.
    Al buen amar, nunca le falta que dar.
    Al buen amigo lo prueba el peligro.
    Al buen amigo, con tu pan y con tu vino; y al malo, con tu can y tu palo.
    Al buen amigo, dale tu pan y dale tu vino.
    Al buen corazón la fortuna le favorece.
    Al buen día, métele en casa.
    Al buen entendedor con pocas palabras vasta.
    Al buen jugador la pelota le viene.
    Al buen pagador, no le duelen prendas.
    Al buen segador, nunca se le olvida la hoz.
    Al buen vino, buen tocino.
    Al buen, regalo; al malo, palo.
    Al bueno buscarás y del malo te apartarás.
    Al bueno por amor y al malo por temor.
    Al bueno, porque te honre, y al malo porque no te deshonre.
    Al buey viejo múdale el pesebre y dejará el pellejo.
    Al buey viejo no cates abrigo.
    Al burro el palo y a la mujer el regalo.
    Al burro muerto, la cebada al rabo.
    Al burro viejo, la mayor carga y el peor aparejo.
    Al caballo y al amigo no hay que cansarlos.
    Al cabo de la jornada, no tener nada.
    Al cabo de los años mil, vuelven las aguas por donde solían ir.
    Al catarro, dale con el jarro.
    Al cerdo mas ruin, la mejor bellota.
    Al ciego no le aprovecha pintura, color, espejo ni figura.
    Al cobre y al estaño, mucho paño.
    Al comer chorizos, llaman buenos oficios.
    Al comer de las morcillas, ríen la madre y las hijas y al pagar, todos a llorar.
    Al comer, al tajadero, al cargar, al cabestrero.
    Al comer, comamos, y al pagar, a ti suspiramos.
    Al conejo y al villano, despedazarlo con la mano.
    Al cuco no cuques y al ladrón no hurtes.
    Al desagradecido, desprecio y olvido.
    Al descalabrado nunca le falta un trapo, que roto, que sano.
    Al desdén con el desdén.
    Al desdichado, poco le vale ser esforzado.
    Al desganado, darle ajos.
    Al destapar las cubas, se ve si es vino.
    Al diablo y a la mujer, nunca les falta que hacer.
    Al dolor de cabeza, el comer le endereza.
    Al endeble todos se le atreven.
    Al enemigo honrado, antes muerto que afrentado.
    Al enemigo, ni agua.
    Al enfermo que es de vida, el agua es medicina.
    Al erizo, Dios le hizo.
    Al espantado, la sombra le basta.
    Al estudiante, el tabaco no le falte.
    Al falso amigo, hazle la cruz como al enemigo.
    Al flojo cavador, meterlo en medio, y grande azadón.
    Al fraile mesurado, mírale de lejos y háblale de lado.
    Al freír de los huevos lo veréis.
    Al freír será el reír.
    Al galán y la dama, el diablo los inflama, y la ocasión le hace la cama.
    Al ganado esquilado manda Dios viento moderado.
    Al gato goloso y a la moza ventanera, tápales la gatera.
    Al gusto estragado, lo dulce le es amargo.
    Al haragán y al pobre, todo le cuesta el doble.
    Al herrero con barbas y a las letras con babas.
    Al hijo de la hija, métele en la vedija; al de la nuera, dale pan y échale fuera.
    Al hijo del herrero, de balde le machacan el hierro.
    Al hijo del rico no le toques el vestido.
    Al hombre afligido, no le des más ruido.
    Al hombre aguado, mirarle de lado.
    Al hombre casado, su mujer lo hace bueno o malo.
    Al hombre de más saber una mujer sola le echa a perder.
    Al hombre de rejo, vino recio.
    Al hombre de trato llano, gusta darle la mano.
    Al hombre duro, lanza en mano y vino puro.
    Al hombre enfadado dale de lado.
    Al hombre harto, las cerezas le amargan.
    Al hombre honrado, todo lo cuesta caro.
    Al hombre hueco, sopa verde y almendro seco.
    Al hombre inocente, Dios le endereza la simiente.
    Al hombre jugador y al caballo corredor poco les dura el honor.
    Al hombre le falta paciencia y a la mujer le sobra insistencia.
    Al hombre listo y tunante, no hay quien le eche el pie delante.
    Al hombre mayor, dale honor.
    Al hombre osado, la fortuna le da la mano.
    Al hombre pobre no le salen ladrones.
    Al hombre se le mide de cejas para arriba.
    Al hombre valiente, espada corta.
    Al hombre y al oso, lo feo lo hace hermoso.
    Al hombre, por el verbo, y al toro por los cuernos.
    Al ingrato, con la punta del zapato.
    Al invierno no se lo come el lobo.
    Al lavar de los cestos haremos la cuenta.
    Al leñador, caza, y al cazador leña.
    Al lobo hay que matarlo en su propia madriguera.
    Al loco y al aire, darles calle.
    Al loco y al fraile, aire.
    Al maestro, cuchillada presto.
    Al mal caballo, espuela; a la mala mujer, palo que le duela.
    Al mal cocinero le estorban hasta las cucharas.
    Al mal encuentro, darle la mano y mudar asiente.
    Al mal hecho, ruego y pecho.
    Al mal pagador, más vale darle que prestarle.
    Al mal pagador, plazo corto es lo mejor.
    Al mal segador, la paja le estorba.
    Al mal tiempo buena cara, y al hambre guitarrazos.
    Al mal tiempo, alpargatas blancas.
    Al marido, amarle como amigo y temerle como enemigo.
    Al más chico muerde el perro.
    Al mayor peligro, el mayor auxilio.
    Al médico, confesor y letrado, no le traigas engañado.
    Al mejor cazador se le va una liebre.
    Al mejor cazador se le va viva la liebre.
    Al mejor nadador se lo lleva el río.
    Al mejor pastor, el lobo le roba una oveja.
    Al miserable y al pobre todo les cuesta el doble.
    Al molino y a la esposa, siempre le falta alguna cosa.
    Al músico viejo le queda el compás.
    Al niño besa quien besar a la madre quisiera.
    Al niño y al mulo, en el culo.
    Al padre, si fuere bueno, sírvele, y si malo, súfrele.
    Al pagar dinero, pesar y duelo.
    Al pan duro, duro con ello. Y al pan caliente, con aceite.
    Al pan pan y al vino vino, y el gazpacho con pepino.
    Al pan pan y al vino vino.
    Al pan se arrima el perro.
    Al papel y a la mujer, hasta el culo le has de ver.
    Al pasar el río, vale más la cuerda que el trigo.
    Al pasar San Antón, sastres al sol.
    Al peligro, con tiempo, y al remedio, con tiento.
    Al perro más desmedrado dan el mejor bocado.
    Al perro que es traicionero, no le vuelvas el trasero.
    Al perro y al gato no les pongas en el mismo plato.
    Al perro, échale un hueso, y se amansará con eso.
    Al pescado dormilón, se lo traga el tiburón.
    Al pez, una vez.
    Al pie del monte, se ahúma el capote.
    Al pobre le falta un poco; al avaro, todo.
    Al pobre no hay bien que no le falte ni mal que no le sobre.
    Al pobre y al feo todo se le va en deseo.
    Al potro que le alabe otro.
    Al potro y al niño, con cariño.
    Al principio y al fin, abril suele ser vil.
    Al que a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija.
    Al que bebe vino le huele el hocico.
    Al que bebe vino, le huele el hocico.
    Al que come bien el pan, es pecado darle carne.
    Al que de ajeno se viste, en la calle lo desnudan.
    Al que Dios ha de ayudar, sábele bien hallar.
    Al que Dios se lo da que San Pedro se lo bendiga.
    Al que es de muerte, el agua le es fuerte.
    Al que es de vida, el agua le es medicina.
    Al que esta borracho, todo el mundo le convida.
    Al que fortuna lo viste, fortuna le desnuda.
    Al que huye del trabajo, el trabajo le persigue.
    Al que le caiga el sayo que se lo ponga.
    Al que madruga Dios le ayuda.
    Al que mucho se agacha, el culo se le ve.
    Al que no fuma ni bebe vino, le huele la boca a niño.
    Al que no usa bragas, las costuras le hacen llagas.
    Al que nunca bebe vino no le fíes ni un comino.
    Al que quiere saber, mentiras a él.
    Al que se casa una vez, dan corona de paciencia; y al que dos, capirote de demencia.
    Al que te puede tomar lo que tienes, dale lo que te pidiere.
    Al que te quiera mal, cómele el pan, y al que te quiera bien, también.
    Al que temprano levanta, nunca le faltan abarcas.
    Al que toma y no da, el diablo se lo llevará.
    Al que trabaja y anda desnudo, ajo y vino puro.
    Al que va a la bodega, por vez se le cuenta, beba o no beba.
    Al revés me los calcé y cojo me quedé.
    Al revés te lo digo, para que me entiendas.
    Al rico, los amigos le son enemigos.
    Al romero que se le seca el pan en el zurrón, no le tengas compasión.
    Al saber le llaman suerte.
    Al santo, por la peana.
    Al son que le toquen bailan.
    Al son que me hicieres, a ese bailaré.
    Al son que me tocan, bailo.
    Al son que te tañan, a ese baila.
    Al sonar el pedo, sólo queda un rostro serio.
    Al sudado, el agua fría a un lado.
    Al terco, dale dos higas pero no lo contradigas.
    Al tiempo del higo, no hay amigo.
    Al tonto se le conoce pronto.
    Al toro hay que agarrarlo por los cuernos.
    Al trabajo no llego porque estoy cojo, pero voy a la taberna poquito a poco.
    Al triste el puñado de trigo se le vuelve alpiste.
    Al último siempre le muerde el perro.
    Al viejo nunca le falta que contar, ni al sol ni al hogar.
    Al viejo pelele, todo le duele.
    Al viejo y al olivar, lo que se les pueda sacar.
    Alaba al ignorante y hazle bailar; si no es tonto, tonto le harás terminar.
    Alabanza propia, mentira clara.
    Alabanza propia, mierda segura.
    Alabanzas y regalos, malos tratos.
    Alabaos, coles, que hay nabos en la olla.
    Alabar y callar para medrar.
    Alábate pato que mañana te mato!.
    Alábate pollo que mañana serás gallo.
    Alábate, cesto, que venderte quiero.
    Alábate, Juan, que si no te alabas no te alabarán.
    Alábate, mierda, que el río te lleva.
    Alacena de dos llaves, la una entra cuando la otra sale.
    Alacrán que se duerme, se lo lleva la corriente.
    Alas tenga yo para volar, que no me faltará palomar.
    Albañil chapucero tapa en falso el agujero.
    Albañil seas y en el cierre de un tejado te veas.
    Albarca, borona y mujer, cerca de la casa están bien.
    Albarcas y coladores, de abedul son las mejores.
    Alcalde cruel, nadie dice bien de él.
    Alcalde de aldea, yo no lo sea.
    Alcalde tonto, sentencia pronto.
    Aldeana es la gallina, y cómela el de la villa.
    Alegría amagada, candela apagada.
    Alegría en la villa que hay berenjenas en la plaza.
    Alegría no comunicada, alegría malograda.
    Alegría que es fuerza que se pierda, ¿qué importa que no venga?.
    Alegría y pobreza y no pesares y riqueza.
    Alegría, belleza cría.
    Alegrías y pesares, te vendrán sin que los buscares.
    Aleluya, aleluya, cada uno con la suya.
    Alfayate sin dedal, cose poco, y eso mal.
    Alforjas llenas quitan las penas.
    Algo bueno trae la adversidad consigo; que ahuyenta a los falsos amigos.
    Algo busca en tu casa quien te hace visitas largas.
    Algo daría el ciego por tan siquiera ser tuerto.
    Algo debe de querer quien te hace fiestas que no te suele hacer.
    Algo es algo dijo un calvo. Y se encontró un peine sin púas.
    Algo es algo, dijo al ver un hueso el galgo.
    Algo es el queso, pues se da por beso.
    Algo le falta al rico si no tiene amigo.
    Algo sabe el que no sabe, si callar sabe.
    Algo se pesca_ Y llevaba una rana en la cesta
    Algo tendrá el agua cuando la bendicen.
    Algo tiene la fea, por donde el galán la desea.
    Alguacil en andar y molino en moler, ganan de comer.
    Alguacil que no es sutil, no sirve para alguacil.
    Algún ciego se ha curado con lo mismo que ha cegado.
    Algunos tienen buena jaula, pero malos pájaros.
    Alhaja que tiene boca, ninguno la toca.
    Allá donde fueres, haz lo que vieres.
    Allá ellos que son blancos y se entienden.
    Allá va el niño, donde le tratan con cariño.
    Allá va la lengua do duele la muela.
    Allá van leyes do quieren reyes.
    Allá vayas, casada, donde no halles suegra ni cuñada.
    Allega, allegador, para buen derramador.
    Allí estaba quien lo vio; pero no era yo.
    Allí hay verdadera amistad, do hay dos cuerpos y una voluntad.
    Allí haz a tu hijo heredero, donde anda la niebla en el mes de enero.
    Allí perdió la dueña su honor, donde habló mal y oyó peor.
    Allí tiene la gallina los ojos, donde tiene los huevos y los pollos.
    Almorzar, pan y cebolla; al comer, cebolla y pan, y a la noche, si no hay olla, más vale pan con cebolla.
    Alquimista certero, del hierro pensó hacer oro e hizo del oro hierro.
    Alta y esbelta me haga Dios, que morena o rubia me haré yo.
    Altramuces, cuando secos, amargos, y cuando mojados dulces.
    Alza en lodo y siembra en polvo.
    Alzada en enero, ha de ser para buena.
    Alzando en adviento, se alza y se abona a un tiempo.
    Ama de cura, puta segura.
    Ama gorda, leche poca.
    Ama y guarda.
    Ama y te amarán, odia y te odiarán.
    Amagar y no dar es apuntar y no tirar.
    Amanse su saña quien por si mismo se engaña.
    Amante atrevido, de la amada más querido.
    Amantes y ladrones, gustan de la sombra y los rincones.
    Amaos los unos a los otros, como la vaca ama a su ternero.
    Amar es tiempo perdido, si no se es correspondido.
    Amar sin ser amado es como limpiarse el culo sin haber cagado.
    Amar y saber, todo no puede ser.
    Amar, a todos; temer, a Dios tan sólo.
    Ambicioso subido, pronto caído.
    Amigo ¿para qué buscas mejor pan que de trigo?.
    Amigo de mesa y mantel, no fíes de él.
    Amigo de muchos, amigo de ninguno.
    Amigo de todos y de ninguno, todo es uno.
    Amigo del buen tiempo, múdese con el viento.
    Amigo en la adversidad es amigo de verdad.
    Amigo en la adversidad es un amigo de verdad.
    Amigo es un peso en el bolsillo.
    Amigo indiscreto, ni es buen amigo ni guarda secreto.
    Amigo lejos, amigo muerto.
    Amigo no fue el que lo dejó de ser.
    Amigo por amigo, el buen pan y el buen vino.
    Amigo por su interés, amigo tuyo no es.
    Amigo que no da, poco me importa ya.
    Amigo que no presta y cuchillo que no corta, que se pierda poco importa.
    Amigo que quiere mi capa es ladrón de solapa.
    Amigo reconciliado, enemigo redoblado.
    Amigo sin dinero, eso quiero; que dinero sin amigo, a las veces no vale un higo.
    Amigo sin dinero, eso quiero; que dinero sin amigo, a veces no vale un higo.
    Amigo soy leal, hasta salir al umbral.
    Amigo tarambana, el que lo pierde, gana.
    Amigo traidor, una buena cuerda y colgado al sol.
    Amigo viejo para tratar y leña seca para quemar.
    Amigo viejo y vino añejo.
    Amigo y casa vieja, para otro los deja.
    Amigo y de fiel empeño; es el perro… con su dueño.
    Amigo, mientras te lo digo, que una hora después, otra cosa es.
    Amigo, no de mí, sino de lo mío, lléveselo el río.
    Amigos que admiten regalos, ¡malo, malo!.
    Amigos que no dan y parientes que no lucen, a pelotazos que los desmenucen.
    Amigos somos, pero los peces aparte.
    Amigos y compadres búscalos entre tus iguales.
    Amigos y libros, pocos y buenos.
    Amigos y mulas fallecen en las duras.
    Amigos y relojes de sol, sin nubes sí, con nubes no.
    Amigos, amigos, pero la cebada a dos reales.
    Amistad de boca, larga parola y cerrada la boca.
    Amistad de boquilla, no vale una cerilla.
    Amistad de carne y vino no vale un comino.
    Amistad de hombres leales, sólo perdura entre iguales.
    Amistad de yerno, sol de invierno.
    Amistad entre desiguales, poco dura y menos vale.
    Amistad entre desiguales, uno es señor y el otro el servidor.
    Amistad fuerte, llega más allá de la muerte.
    Amistad no probada, no es amistad ni es nada.
    Amistad pasajera nunca es verdadera.
    Amistad por interés hoy es y mañana no es.
    Amistad por interés no dura porque no lo es.
    Amistad por interés, no dura porque no lo es.
    Amistad que dice no, amistad que se perdió.
    Amistades que del vino se hacen, al dormir la mona se deshacen.
    Amistades que son ciertas, mantienen las puertas abiertas.
    Amistades y tejas, las más viejas.
    Amo bravo y mozo harón, a cada rato cuestión.
    Amo de muchos gañanes, todos para él truhanes.
    Amor atrevido, siempre bien ha parecido.
    Amor comprado, dale por vendido.
    Amor con amor se cura.
    Amor con amor se paga.
    Amor con casada, no pase de una semana. Si no, la cosa ser complicada.
    Amor de amos, agua en cestos..
    Amor de casada no vale nada.
    Amor de dos, amor de Dios.
    Amor de gato se ve por el tejado.
    Amor de madre, ni la nieve le hace enfriarse.
    Amor de madre, que todo lo demás es aire.
    Amor de monja y pedo de fraile, todo es aire.
    Amor de mujer y halago de can, no duran si no les dan.
    Amor de puta y convite de mesonero, siempre cuesta dinero.
    Amor de puta y vino de frasco, a la noche gustosos y a la mañana dan asco.
    Amor fino y buena mesa no quieren prisa.
    Amor grande, vence mil dificultades.
    Amor irresoluto, mucha flor y poco fruto.
    Amor loco, hoy por ti y mañana por otro.
    Amor no sufre ausencia.
    Amor sin celos, no lo dan los cielos.
    Amor trompetero, cuantas veo tantas quiero.
    Amor trompetero, tantas veo tantas quiero.
    Amor y calentura, en la boca se asegura.
    Amor y dinero nunca fueros compañeros.
    Amor y fortuna no tienen defensa alguna.
    Amor y viento, uno se va y vienen ciento.
    Amor y vino, sin desatino.
    Amor, amor, malo al principio y al fin peor.
    Amor, dinero y cuidado, no puede estar disimulado.
    Amor, tos y dinero, llevan cencerro.
    Amor, tos, humo y dinero, no se pueden encubrir mucho tiempo.
    Amor, viento y ventura, poco duran.
    Amores nuevos olvidan los viejos.
    Amores reñidos, amores queridos.
    Amores, dolores y dineros, no pueden estar secretos.
    Amorosos juramentos, se los lleva el viento.
    Anda abrigado, come poco y duerme en alto, si quieres vivir sano.
    Anda con tiento cuando tengas de cara el viento.
    Anda despacio si quieres llegar lejos.
    Anda el hombre a trote por ganar su capote.
    Andaluz con dinero y gallego con mando, y estoy temblando.
    Andar bien vestida hace a la moza garrida.
    Andar con pies de plomo.
    Andar derecho y mucho beber, no puede ser.
    Andar el tiempo y vernos hemos.
    Andar probando como cuchillo de melonero.
    Andar y callar, eso es negociar.
    Andar, andar que aun queda el rabo por desollar.
    Ande yo caliente y ríase la gente.
    Ando enamorado, y no tengo blanca ni cornado.
    Angelitos al cielo, y a la panza los buñuelos.
    Anillo en dedo, u obispo o majadero.
    Animal en campo raso, es del que le ponga el lazo.
    Antaño me mordió el sapo, y hogaño se me hinchó el papo.
    Anteayer tu pan comí, y ayer no te conocí.
    Antes cabeza de ratón que cola de león.
    Antes con buenos hurtar que con malos rezar.
    Antes de acabar, nadie se debe alabar.
    Antes de casar, tener casa en donde morar, tierra que labrar y viña que cuidar.
    Antes de casarte abre bien los ojos, después cierra uno.
    Antes de contar, escribe, y antes de firmar, recibe.
    Antes de correr ha de aprenderse a andar.
    Antes de decir de otro cojo es, mírate tú los pies.
    Antes de mil años, estaremos todos calvos.
    Antes de que acabes no te alabes.
    Antes de que te cases, mira lo que haces.
    Antes de tomar casa donde morar, mira su vecindad.
    Antes di que digan.
    Antes doblar que quebrar.
    Antes el golpe que el grito.
    Antes encontrarás burro con cuernos que amigo perfecto.
    Antes es la obligación que la devoción.
    Antes me muero que prestar dinero.
    Antes miente la madre al hijo que el hielo al granizo.
    Antes mujer de pobre que manceba de conde.
    Antes mujer de un pobre que manceba de un conde.
    Antes pan que vino, y antes vino que tocino, y antes tocino que lino.
    Antes te quedes manco, que eches una firma en blanco.
    Antes verdugo que ahorcado.
    Año bisiesto, año siniestro.
    Año bisiesto, echan en ganados el resto.
    Año bisiesto, hambre en el cesto.
    Año bisiesto, ni viña ni huerto.
    Año bisiesto, pocos huevos en el cesto.
    Año de avispas, año de nieves y ventiscas.
    Año de espigas, anuncio de buenas migas.2oo
    Año de muchas espigas, anuncio de buenas migas.
    Año de neblinas, año de harinas.
    Año de nieves, año de bienes.
    Año de piedras no es mal año; pero pobre del que le toca.
    Año de pitones, año de cabrones.
    Año derecho, de la era al barbecho.
    Año nuevo vida nueva.
    Año tardío, año medio vacío.
    Años de higos, años de amigos.
    Años de nones, muchos montones.
    Años nones son los peores.
    Años pares, abrir los costales; años nones, pocos montones.
    Años y trabajo ponen el pelo blanco.
    Apagón de noche y candil de día, todo es bobería.
    Apenas cierra Dios una puerta, y ya tiene una ventana abierta.
    Apenas es gato y ya anda en el tejado.
    Apenas nacida, ya la pulga salta y pica.
    Aprende a escuchar y sonríe al hablar si quieres agradar.
    Aprende de maestro y vendrás a ser diestro.
    Aprende llorando y reirás ganando.
    Aprended a bien callar, para que sepáis bien hablar.
    Aprendiz de muchas ciencias, maestro de mierda.
    Aprendiz de mucho, maestro de nada.
    Aprendiz que aprende mal, nunca será buen oficial.
    Aprovechar bien la lumbre, es buena costumbre.
    Aquel es hombre, que corresponde al nombre.
    Aquel es tu amigo, el que te quita el ruido.
    Aquel es tu hermano que te quita el trabajo.
    Aquella es bien casada, que no tiene suegra ni cuñada.
    Aquellos polvos traen estos lodos.
    Aquí el que no corre vuela.
    Aquí morirá Sansón y cuantos con él son.
    Aquí paz y en el cielo gloria.
    Aquí yace quien nació y murió, sin saber nunca para qué vivió.
    Aquí, el más tonto hace relojes.
    Ara bien; y cogerás trigo.
    Ara con heladas, que matarás la grama.
    Aramos, dijo la mosca, y estaba en el cuerno del buey.
    Arando el buey en la loma, trabaja pa’ que otro coma.
    Araña muerta, visita cierta.
    Árbol copudo da sombra, aunque no dé fruto.
    Árbol que crece torcido jamás su tronco endereza.
    Árbol que no arraiga no crece.
    Árbol que no da fruto, pide sustituto.
    Árbol que no frutea, bueno es para leña.
    Árboles y amores, mientras tengan raíces tendrán frutos y flores.
    Árboles y hombres, por su fruto se conocen.
    Arca cerrada con llave, lo que encierra no se sabe.
    Arco en el cielo, agua en el suelo.
    Arco iris al amanecer, agua antes del anochecer.
    Arco iris al mediodía, llueve todo el día.
    Arco iris, o pronto llueve o aclara en breve.
    Arco por la tarde, buen tiempo aguardes.
    Aremos, dijo la mosca al buey.
    Arena y cal encubren mucho mal.
    Armas y dineros buenas manos quieren.
    Arrastrando, arrastrando, el caracol se va encaramando.
    Arreboles al oriente, agua amaneciente.
    Arriba canas y abajo ganas.
    Arrieros somos y en el camino nos encontraremos.
    Arrimar uno el ascua a su sardina.
    Arroz pasado, arroz tirado.
    Arte para lograr es el dulce hablar.
    Aseada aunque sea jorobada.
    Así come el mulo, así caga el culo.
    Asna y pollino no llegan al molino.
    Asno con hambre, cardos come.
    Asno que entra en dehesa ajena, volverá cargado de leña.
    Asno, juez y nuez, a golpes dan sus frutos.
    Astucia e’ zorro es mejor, que olfato e’ buen cazador.
    Ata bien y siega bajo, aunque te cueste trabajo.
    Atajar al principio el mal procura, si llega a echar raíz, tarde se cura.
    Atender y entender para aprender.
    Aterriza que no hay tocón.
    Atrás viene quien las endereza.
    Atún de ijada y salmón, muchas cosas son.
    Aullar contra el ciervo, perder voces y tiempo.
    Aun el león se defiende de las moscas.
    Aún está la pelota en el tejado.
    Aún no asamos y ya pringamos.
    Aún no ensillamos y ya cabalgamos.
    Aún no eres bienaventurado si del pueblo no eres burlado.
    Aun no es alcalde y ya quiere comer de balde.
    Aún no es parida la cabra y ya el cabrito mama.
    Aún no ha nacido el niño y ya lo queremos casar.
    Aún no ha salido del cascarón y ya tiene espolón.
    Aún queda el rabo por desollar.
    Aunque callo, irse han los huéspedes y comeremos el gallo.
    Aunque digas y no hagas, haz y no digas.
    Aunque el águila vuela muy alta, el halcón la mata.
    Aunque el hombre sea de bronce, no le quites el trago de las once.
    Aunque el tonto coja la vela, ésta se apaga y el tonto queda.
    Aunque esté echado el cerrojo, duerme con un solo ojo.
    Aunque estén sin legañas a veces los ojos engañan.
    Aunque la bolsa esté exhausta, el día de gastar se gasta.
    Aunque la dulzura halaga, la mucha miel empalaga.
    Aunque la garza vuela muy alta, el halcón la mata.
    Aunque la jaula sea de oro, no deja de ser prisión.
    Aunque la lima mucho muerde, alguna vez se le quiebra el diente.
    Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.
    Aunque las sillas hayan cambiado, los asnos siguen siendo los mismos.
    Aunque mucho suena, sólo echa aire la trompeta.
    Aunque no nos hablemos, bien nos queremos.
    Aunque soy tosca, bien veo la mosca.
    Aunque te veas en alto, no te empines, porque es condición de ruines.
    Aunque tengo malas piernas, bien visito las tabernas.
    Aunque visto de lana, no soy oveja.
    Aurora rubia, o viento o lluvia.
    Ausencia al más amigo, pronto lo pone en olvido.
    Avaricia de tío, hacha de sobrino.
    Ave por ave, el carnero si volare.
    Ave que vuela, a la cazuela.
    Ave vieja, no está segura en jaula nueva.
    Ay de la casa donde no se hila!.
    Ay de la casa donde no se hila!.
    Ay del ay que al alma llega y en llegando allí se queda.
    Ay, Jesús, que el rosario de mi compadre no tiene cruz.
    Ayer entró rogando y hoy entra mandando.
    Ayer putas y hoy comadres.
    Ayudar al pobre es caridad; ayudar al rico, adular.
    Ayunar para luego hartar, quita el mérito al ayunar.
    Ayunen los santos, que no tienen tripas.
    Azote de madre, ni rompe hueso ni saca sangre.
    Azote y mordedura, mientras duele dura

    +8 Votos Thumb up 10 Votes Thumb down 2 Votes


Responder a la pregunta

Soy mayor de 14 años y acepto la Política de privacidad..


Posibles respuestas:


Refranes actualizadosGloria Estefan - RefranesDichos y refranesmi vida eres tu (balada) ROGELIO MARTINEZATLANTES Refranes